El Facebook del Bisbat de LleidaEl Twitter del Bisbat de LleidaEl Google Plus del Bisbat de LleidaEl RSS del Bisbat de Lleida

News.va Official Vatican Network

Subscriure a Canal News.va Official Vatican Network
Actualitzat: fa 1 hora 45 minuts

Que los gobiernos favorezcan una plena participación de los pueblos indígenas, pide el Papa

Dc, 15/02/2017 - 4:12pm
Que los gobiernos reconozcan a las comunidades indígenas como una parte de la población que debe ser valorada y consultada y se fomente su plena participación a nivel local y nacional: lo pidió el Papa Francisco esta mañana, antes de la audiencia general, al recibir en la pequeña aula adyacente al Aula Pablo VI,  a 40 representantes de pueblos indígenas, al término del tercer Foro dedicado a ellos. El encuentro, concluido en Roma el lunes pasado, fue convocado por el FIDA, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, que este año celebra 40 años de fundación. Texto completo del discurso del Papa: Estimados amigos, tengo el placer de encontrarme con ustedes al terminar los trabajos del III Foro de los pueblos indígenas convocado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), que celebra este año en 40 aniversario de su fundación. Se han detenido a considerar de qué manera se puede favorecer una mayor responsabilidad de los pueblos autóctonos en la economía. Creo que el problema principal está en cómo conciliar el derecho al desarrollo incluyendo también el derecho de tipo social y cultural, con la protección de las características propias de los indígenas y de sus territorios. Esto se hace más evidente sobre todo cuando se trata de estructurar unas actividades económicas que pueden interferir con las culturas indígenas y su relación ancestral con la tierra. En este sentido, siempre debe prevalecer el derecho al consentimiento previo e informal, según exige el artículo 32 de la Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas. Solo así se puede garantizar una cooperación pacífica entre las autoridades gubernamentales y los pueblos indígenas que supere contradicciones y conflictos. Un segundo aspecto se refiere a la elaboración de directrices y proyectos que tengan en cuenta la identidad indígena, que presten una atención especial hacia los jóvenes y las mujeres. Inclusión y no consideración solamente. Esto implica que los gobiernos reconozcan que las comunidades indígenas son una parte de la población que debe ser valorada y consultada, y que se ha de fomentar su plena participación a nivel local y nacional. No se puede permitir una marginación o una calificación de clases, primera clase, segunda clase… Integración con plena participación. A esta necesaria hoja de ruta puede ayudar de manera especial el FIDA con su financiación y competencia, reconociendo que un desarrollo tecnológico y económico que no deja un mundo mejor y una calidad de vida integralmente superior, no puede considerarse progreso. Y ustedes, en sus tradiciones, en su cultura – porque lo que ustedes llevan en la historia es cultura – viven el progreso con un cuidado especial a la madre tierra. En este momento, donde la humanidad está pecando gravemente al no cuidar a la tierra, yo los exhorto a que sigan dando testimonio de esto y no permitan que nuevas tecnologías, que son lícitas y son buenas, pero no permitan aquellas que destruyen la tierra, que destruyen la ecología, el equilibrio ecológico y que terminan destruyendo la sabiduría de los pueblos. Les doy las gracias por vuestra presencia aquí, y pido al Todopoderoso que bendiga vuestras comunidades, ilumine el trabajo de los que tienen la responsabilidad de la gestión del FIDA. Muchas gracias. (MCM-RV)   (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Catequesis del Papa: la esperanza que no defrauda

Dc, 15/02/2017 - 1:06pm
(RV).- En su catequesis de la Audiencia General del tercer miércoles de febrero – que tuvo lugar en el Aula Pablo VI de la Ciudad del Vaticano, y en la que participaron varios miles de fieles y peregrinos procedentes de numerosos países – el Papa Francisco propuso el tema de la esperanza que no defrauda. Y lo hizo a partir de la lectura de un pasaje de la Carta de San Pablo a los Romanos, en la que el Apóstol escribe que la esperanza no quedará defraudada, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo. Hablando en italiano, el Santo Padre comenzó recordando que desde pequeños se nos enseña que no es bueno enaltecerse, porque vanagloriarse por lo que se es o por lo que se tiene, además de cierta soberbia, demuestra una falta de respeto con respecto a los demás, especialmente con quienes son menos afortunados. Y destacó que en el pasaje elegido para esta ocasión de la Carta a los Romanos, el Apóstol Pablo nos sorprende porque va más allá, puesto que exhorta dos veces a gloriarnos. A gloriarnos por la abundancia de la gracia que recibimos de Jesucristo por medio de la fe y a gloriarnos también hasta de las mismas tribulaciones.  Lo que – como manifestó Francisco – resulta más difícil y puede parecer que no tenga nada que ver con la anterior condición de paz. En cambio – prosiguió – constituye la premisa más auténtica y verdadera. Al respecto el Pontífice explicó que, en efecto, la paz que nos ofrece y nos garantiza el Señor no debe entenderse como la ausencia de preocupaciones, decepciones, faltas o motivos de sufrimiento. Puesto que si fuera así, en el caso en que lográramos estar en paz, aquel momento terminaría pronto y caeríamos inevitablemente en el desánimo. Mientras la paz que brota de la fe es un don: es la gracia de experimentar que Dios nos ama, que siempre está a nuestro lado y que no nos deja solos ni siquiera un instante de nuestra vida. Y esto, como afirma el Apóstol – dijo el Papa Bergoglio –genera la paciencia, porque sabemos que, también en los momentos más duros y sobrecogedores, la misericordia y la bondad del Señor son más grandes que cualquier otra cosa y nada nos arrancará de sus manos y de la comunión con Él. Por esta razón – prosiguió – la esperanza cristiana es sólida, porque no decepciona. No está fundada en lo que podemos hacer o ser, y ni siquiera en lo que podemos creer. Sino que su fundamento es lo más fiel y seguro que pueda existir, es decir, el amor que Dios mismo tiene por cada uno de nosotros. Al concluir esta catequesis el Santo Padre reafirmó que la esperanza es un don extraordinario y que nosotros estamos llamados a hacernos, con humildad y sencillez,  “canales” de esperanza para todos. Entonces sí que nuestra vanagloria más grande será la de tener como Padre a un Dios que no tiene preferencias, que no decepciona a nadie, pero que abre su casa a todos los seres humanos, comenzando por los últimos y los alejados, para que, como hijos suyos, aprendamos a consolarnos y a sostenernos recíprocamente. (María Fernanda Bernasconi - RV). Texto y audio del resumen de esta catequesis que el Papa Francisco pronunció en nuestro idioma: Queridos hermanos: En la carta a los Romanos, san Pablo nos dice que la esperanza no defrauda. El motivo es que está fundada sobre el cimiento más sólido que existe: el amor que Dios nos tiene, y que ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado. Por eso podemos gloriarnos y alegrarnos, porque por medio de la fe nos damos cuenta de que Dios siempre está presente en nuestra vida; de que todo es obra de su amor. Si con fe acogemos su designio de salvación, que lleva a cabo a través de su Hijo Jesucristo, entonces estamos en paz con Dios y experimentamos la libertad. Pero se trata de una paz que se vive aún en medio de preocupaciones, fracasos y sufrimientos. La esperanza es un don que nos ayuda a experimentar que, incluso en los momentos más duros y difíciles, Dios nos ama y no nos deja solos ni un instante. Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. En particular a los formadores y alumnos del Seminario Diocesano de Orihuela-Alicante, acompañados por su Obispo Mons. Jesús Murgui. Pidamos a María, Madre de misericordia, que interceda por nosotros para que nos ayudemos mutuamente con el testimonio de nuestra fe y perseverancia, y crezca así nuestra esperanza. Que el Señor los bendiga. Muchas gracias. (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

“El amor de Dios es la raíz de la esperanza cristiana”, el Papa en la catequesis

Dc, 15/02/2017 - 12:45pm
(RV).- “¡La esperanza no defrauda! No está fundada sobre aquello que nosotros podemos hacer o ser, y mucho menos en lo que nosotros podemos creer. Su fundamento, es decir, el fundamento de la esperanza cristiana, es el amor que Dios mismo nutre por cada uno de nosotros”, con estas palabras el Papa Francisco explicó en la Audiencia General del tercer miércoles de febrero, el significado del amor de Dios como raíz de la esperanza cristiana. Continuando su ciclo de catequesis sobre “la esperanza”, el Obispo de Roma meditó sobre la importancia de esta virtud en el Nuevo Testamento, esta vez lo hizo tomando el capítulo 5 de la Carta de San Pablo a los Romanos. El Pontífice señaló que, “en este pasaje, el Apóstol Pablo nos sorprende, en cuanto nos exhorta dos veces a vanagloriarnos”. En el primer caso, señaló el Papa, estamos invitados a vanagloriarnos de la abundancia de la gracia de la cual somos impregnados en Jesucristo, por medio de la fe. Pablo también, agregó el Sucesor de Pedro, nos exhorta a vanagloriarnos en las tribulaciones. “Esto no es fácil de entender – afirmo el Papa Francisco – ya que esto nos parece más difícil de comprender. En cambio, constituye el presupuesto más auténtico, más verdadero. De hecho, la paz que nos ofrece y nos garantiza el Señor no se debe de entender como la ausencia de preocupaciones, de desilusiones, de faltas, de motivos de sufrimiento”. Sino que la paz que surge de la fe es un don: es la gracia de experimentar que Dios nos ama y que siempre está a nuestro lado, no nos deja solos ni siquiera un instante de nuestra vida. Texto completo de la catequesis del Papa Francisco Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Desde pequeños nos enseñan que no es bueno vanagloriarse. En mi tierra, a quienes presumen los llaman “pavos”. Y es justo, porque presumir de aquello que se es o de aquello que se tiene, además de ser soberbia, expresa también una falta de respeto en relación a los demás, especialmente con aquellos que son menos afortunados que nosotros. En este pasaje de la Carta a los Romanos, en cambio, el Apóstol Pablo nos sorprende, en cuanto nos exhorta dos veces a vanagloriarnos. Entonces, ¿de qué cosa es justo vanagloriarse? Porque si él nos exhorta a jactarnos, de algo es justo vanagloriarse. ¿Y cómo es posible hacer esto, sin ofender a los demás, sin excluir a alguien? En el primer caso, estamos invitados a vanagloriarnos de la abundancia de la gracia de la cual somos impregnados en Jesucristo, por medio de la fe. ¡Pablo quiere hacernos entender que, si aprendemos a leer cada cosa a la luz del Espíritu Santo, nos damos cuenta que todo es gracia! ¡Todo es don! De hecho, si ponemos atención, al actuar – en la historia, como en nuestra vida – no sólo somos nosotros, sino es sobre todo Dios. Es Él el protagonista absoluto, que crea cada cosa como un don de amor, que teje la trama de su designio de salvación y que lo lleva a cumplimiento por nosotros, mediante su Hijo Jesús. A nosotros se nos pide reconocer todo esto, acogerlo con gratitud y convertirlo en motivo de alabanza, de bendición y de gran alegría. Si hacemos esto, estamos en paz con Dios y tenemos la experiencia de la libertad. Y esta paz se extiende luego a todos los ámbitos y a todas las relaciones de nuestra vida: estamos en paz con nosotros mismos, estamos en paz en la familia, en nuestra comunidad, en el trabajo y con las personas que encontramos cada día en nuestro camino. Pablo también exhorta a vanagloriarnos en las tribulaciones. Esto no es fácil de entender. Esto nos parece más difícil y puede parecer que no tenga nada que ver con la condición de paz apenas descrita. En cambio, constituye el presupuesto más auténtico, más verdadero. De hecho, la paz que nos ofrece y nos garantiza el Señor no se debe de entender como la ausencia de preocupaciones, de desilusiones, de faltas, de motivos de sufrimiento. Si fuera así, en el caso en el cual lográramos estar en paz, ese momento terminaría rápido y caeríamos inevitablemente en la desesperación. La paz que surge de la fe es en cambio un don: es la gracia de experimentar que Dios nos ama y que siempre está a nuestro lado, no nos deja solos ni siquiera un instante de nuestra vida. Y esto, como afirma el Apóstol, genera la paciencia, porque sabemos que, también en los momentos más duros y difíciles, la misericordia y la bondad del Señor son más grandes de toda cosa y nada nos separará de sus manos y de la comunión con Él. Entonces, es por eso qué la esperanza cristiana es sólida, es por eso qué no defrauda. Jamás, defrauda. ¡La esperanza no defrauda! No está fundada sobre aquello que nosotros podemos hacer o ser, y mucho menos en lo que nosotros podemos creer. Su fundamento, es decir, el fundamento de la esperanza cristiana, es lo que más fiel y seguro pueda existir, es decir, el amor que Dios mismo nutre por cada uno de nosotros. Es fácil decir: Dios nos ama. Todos lo decimos. Pero piensen un poco: cada uno de nosotros es capaz de decir, ¿estoy seguro que Dios me ama? No es tan fácil decirlo. Pero es verdad. Es un buen ejercicio, esto, decirlo a sí mismo: Dios me ama. Esta es la raíz de nuestra seguridad, la raíz de la esperanza. Y el Señor ha derramado abundantemente en nuestros corazones su Espíritu – que es el amor de Dios – como artífice, como garante, justamente para que pueda alimentar dentro de nosotros la fe y mantener viva esta esperanza. Y esta seguridad: Dios me ama. “Pero, ¿en este momento difícil? Dios me ama. ¿Y a mí, que he hecho esta cosa fea y malvada? Dios me ama”. Esta seguridad no nos la quita nadie. Y debemos repetirlo como oración: Dios me ama. Estoy seguro que Dios me ama. Estoy seguro que Dios me ama. Ahora comprendemos porque el Apóstol Pablo nos exhorta a vanagloriarnos siempre de todo esto. Yo me glorío del amor de Dios, porque me ama. La esperanza que nos ha sido donada no nos separa de los demás, ni mucho menos nos lleva a desacreditarlos o marginarlos. Se trata en cambio de un don extraordinario del cual estamos llamados a convertirnos en “canales”, con humildad y simplicidad, para todos. Y entonces nuestro presumir más grande será aquel de tener como Padre un Dios que no tiene preferencias, que no excluye a ninguno, sino que abre su casa a todos los seres humanos, comenzando por los últimos y alejados, para que como sus hijos aprendamos a consolarnos y a sostenernos los unos a los otros. Y no se olviden: la esperanza no defrauda. (Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Homilía del Papa: Cirilo y Metodio heraldos del Evangelio con coraje, oración y humildad

Dm, 14/02/2017 - 2:03pm
Con coraje, en oración y humildes: es la verdadera misionariedad de la Iglesia y los grandes heraldos (RV).- «El verdadero predicador es el que sabe que es débil. Como cordero en medio de lobos: el Señor lo protegerá», señaló el Papa Francisco, en su homilía en la Misa matutina, en la capilla de la Casa de Santa Marta. En la fiesta de los Santos Cirilo y Metodio, Patronos de Europa, y con la Palabra de Dios del martes de la VI semana del Tiempo Ordinario, el Obispo de Roma hizo hincapié en que «el que está enviado a proclamar la Palabra debe hacerlo con franqueza y coraje, con la fuerza de la oración y con humildad». Se necesitan «sembradores de la Palabra», «misioneros, verdaderos heraldos» para formar al pueblo de Dios, como fueron Cirilo y Metodio,  hermanos intrépidos y testimonios de Dios, que hicieron «más fuerte a Europa», de la que son Patronos. El Santo Padre, reflexionó sobre la primera lectura, evocando las figuras de Pablo y Bernabé, y sobre Evangelio de Lucas, evocando a los ‘setenta y dos discípulos enviados por el Señor, de dos en dos’ La Palabra de Dios no es una propuesta, se necesita coraje para hacer que penetre El Papa Francisco subrayó la importancia de la franqueza, que incluye fuerza y coraje: «La Palabra de Dios no se puede presentar como una propuesta –‘…, si te gusta… - o como una idea filosófica o moral, buena - … puedes vivir así…’. No. Es otra cosa. Se debe proponer con franqueza, con esa fuerza que la haga penetrar, como dice el mismo Pablo, hasta los huesos. La Palabra de Dios se debe anunciar con franqueza, con esta fuerza… con coraje. La persona que tiene coraje – coraje espiritual, coraje en el  corazón, que no está enamorada de Jesús, ¡de allí viene el coraje! -   ¿no? , dirá sí, algo interesante, algo moral, algo que hará bien, un bien filantrópico, pero allí no está la Palabra de Dios. Y esa palabra es incapaz de formar al pueblo de Dios. Sólo la Palabra de Dios proclamada con esta franqueza, con este coraje, es capaz de formar al pueblo de Dios». Sin oración la Palabra de Dios se vuelve una conferencia Con el capítulo 10 del Evangelio de Lucas, el Santo Padre señaló dos rasgos importantes en un ‘heraldo’ de la Palabra de Dios. Un Evangelio «un poco raro», dijo el Papa, citando la riqueza de elementos relacionados con el anuncio. «La mies es abundante y los obreros son pocos. Rueguen para que el Señor de la mies envíe obreros a su mies»… así, además del coraje, los misioneros necesitan «oración»: «La Palabra de Dios se debe proclamar también con la oración. Siempre. Sin oración, podrá dar una linda conferencia, una linda instrucción: buena, buena.. Pero no es la Palabra de Dios. Sólo de un corazón en oración puede salir la Palabra de Dios. La oración, para que el Señor acompañe este sembrar la Palabra, para que el señor riegue la semilla para que germine la Palabra. La Palabra de Dios hay que proclamarla con la oración: la oración del que anuncia la Palabra de Dios». El verdadero predicador tiene que ser humilde, de otro modo acaba mal El Papa recordó la importancia de la humildad: «El verdadero predicador es el que sabe que es débil, que sabe que no se puede defender solo. ‘Tú anda como un cordero en medio de lobos’… ‘Pero, Señor,  ¿para que me coman?... ‘¡Tú anda! ¡Éste es el camino!’. Y creo que es Crisóstomo el que hace una reflexión muy profunda, cuando die: ‘Pero si tú no vas como cordero, y vas como lobo en medio de lobos, el Señor no te protege: defiéndete solo’. Cuando el predicador se cree demasiado inteligente o cuando el que tiene la responsabilidad de llevar adelante la Palabra de Dios quiere hacerse el vivo: ‘¡Ah, yo me las arreglo con esa gente!’, entonces acabará mal. O negociará la Palabra de Dios con los potentes, los soberbios…» Por lo tanto, «ésta es la misionariedad de la Iglesia y los grandes heraldos que han sembrado y han ayudado a crecer a las Iglesias en el mundo, han sido hombres con coraje, oración y humildad», concluyó Papa invocando la ayuda de los «Santos Cirilo y Metodio para proclamar la Palabra de Dios según estos criterios, como hicieron ellos» (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

El Consejo de Cardenales apoya magisterio del Papa

Dll, 13/02/2017 - 6:08pm
(RV).- El Consejo de Cardenales (C9) inició este lunes en Roma su décimo octava sesión de trabajo. Antes de comenzar las labores que durarán hasta el próximo miércoles y de las que participa Francisco, el coordinador del grupo, el cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, agradeció las palabras del Pontífice sobre el trabajo del C9 en el discurso que dirigió a la Curia el pasado 22 de diciembre, y expresó su total respaldo a la obra del Papa, asegurando al mismo tiempo su “adhesión y apoyo a su persona y a su magisterio”, según se lee en una nota publicada por la Oficina de prensa de la Santa Sede. Forman el Consejo de Cardenales el presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, el italiano Giuseppe Bertello; el arzobispo emérito de Santiago de Chile, cardenal Francisco Javier Errázuriz Ossa; el arzobispo de Bombay, Oswald Gracias; el arzobispo de Munich, Reinhard Marx, y el arzobispo de Kinshasa, Laurent Monsengwo Pasinya, así como también el arzobispo de Boston, Sean Patrick O'Malley, y los arzobispos de Sydney, George Pell, y de Tegucigalpa, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga. (RC-RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Logo y lema del viaje del Papa a Fátima con ocasión del centenario de las apariciones

Dll, 13/02/2017 - 5:37pm
(RV).- Ya conocemos el logo oficial del Viaje Apostólico del Papa Francisco a Fátima , Portugal, que tendrá lugar del 12 al 13 de mayo con motivo del centenario de las apariciones de la Virgen a los tres pequeños pastorcitos en Cova da Iría. Se trata de una obra creativa del diseñador portugués Francisco Providência, que presenta la imagen de un corazón confeccionado con las cuentas de un rosario, coronado por una cruz y con una inscripción interna en la que se lee:  Papa Francisco - Fátima 2017 , junto al lema de la visita papal: «Con María, peregrino en la esperanza y la Paz». El padre Carlos Cabecinhas, rector del Santuario de Fátima y coordinador general de la visita del Pontífice, destaca que en la elaboración del logo se ha querido retratar «el estilo de simplicidad y claridad» que caracteriza al Santo Padre y que la imagen está asociada, en los carteles que se han preparado, a una foto del Papa Francisco en la que se lo ve saludando con una amplia sonrisa. «De esta manera, se ha buscado resaltar la cercanía física y amigable del Papa, quien sonriente, mueve la mano con un gesto de saludo y de bendición», explica asimismo el diseñador Francisco Providência, subrayando que la intención de este diseño pretende expresar gráficamente el espíritu de la misericordia y la paz del cual el Papa es un mensajero simple y accesible, como lo es el Santo de quien tomó el nombre, y todo ello añadiendo también los símbolos más representativos del santuario mariano de Fátima: el corazón y el rosario . Sigue todas las informaciones actualizadas en Facebook y en Twitter . (SL-RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Papa: los pequeños resentimientos destruyen la fraternidad

Dll, 13/02/2017 - 2:53pm
(RV).- La destrucción de las familias y de los pueblos comienza a partir de los pequeños celos y envidias, por lo que es necesario detener al inicio los resentimientos que suprimen la hermandad. Lo afirmó el Santo Padre en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. Una Misa que el Pontífice ofreció por el Padre Adolfo Nicolás, quien fue Prepósito General de la Compañía de Jesús desde el año 2008 y hasta el 2016, quien está a punto de regresar a Oriente donde seguirá trabajando. “Que el Señor – dijo Francisco – le retribuya todo el bien hecho y que lo acompañe en su nueva misión. Gracias, Padre Nicolás”. Asimismo participaron en esta celebración los miembros del Consejo de los Nueve Cardenales que se encuentran en la Ciudad del Vaticano con motivo de su XVIII reunión. Hermandad destruida por las pequeñas cosas El Papa comenzó su reflexión a partir de la primera Lectura, tomada del libro del Génesis, que habla de Caín y Abel. Y puso de manifiesto que por primera vez en la Biblia “se dice la palabra hermano”. Es la historia “de una hermandad que debía crecer, ser bella, y que termina destruida”. Una historia – observó Francisco – que comienza “con pequeños celos”: Caín está irritado porque su sacrificio no es agradable a Dios e inicia a cultivar aquel sentimiento dentro de sí. Podría controlarlo, pero no lo hace: “Y Caín prefirió el instinto, prefirió cocinar dentro de sí este sentimiento, agrandarlo, dejarlo crecer. Este pecado que cometerá después, que está agazapado detrás del sentimiento. Y crece. Crece. Así crecen las hostilidades entre nosotros: comienzan con una pequeña cosa, celos, envidia y después esto crece y vemos la vida sólo desde aquel punto y aquella brizna se vuelve para nosotros una viga, pero la viga la tenemos nosotros, pero está allí. Y nuestra vida gira en torno a aquello y aquello destruye el vínculo de hermandad, destruir la fraternidad”. El resentimiento no es cristiano Poco a poco se llega a estar “obsesionados, perseguidos” por aquel mal, que crece cada vez más: “Y así crece, crece la hostilidad y se termina mal. Siempre. Yo me separo de mi hermano, éste no es mi hermano, éste es un enemigo, éste debe ser destruido, echado… y así la gente se destruye, así las enemistades destruyen a las familias, a los pueblos, ¡todo! Ese amargarse la vida, siempre obsesionado con aquello. Esto ha sucedido a Caín, y al final mató a su hermano. No: no hay hermano. Sólo yo existo. No hay hermandad. Sólo yo existo. Esto que ha sucedido al inicio, nos sucede a todos nosotros, la posibilidad; pero este proceso debe ser detenido inmediatamente, al inicio, ante la primera amargura, detenerse. La amargura no es cristiana. El dolor sí, la amargura no. El resentimiento no es cristiano. El dolor sí, el resentimiento no. Cuántas enemistades, cuántas desavenencias”. La sangre de tanta gente en el mundo grita a Dios desde el suelo Participaron en esta Misa algunos nuevos párrocos, por lo que el Papa dijo: “También en nuestros presbíteros, en nuestros colegios episcopales: ¡cuántas rupturas comienzan así! Pero, ¿por qué a éste le dieron aquella sede y no a mí? ¿Y por qué a éste? Y… pequeñas cosas… rupturas… Se destruye la hermandad”. Y Dios pregunta: “¿Dónde está Abel, tu hermano?”.  La respuesta de Caín “es irónica”: “No sé: ¿acaso soy yo el custodio de mi hermano?”. “Sí, tú eres el custodio de tu hermano”. Y el Señor dice: “La voz de la sangre de tu hermano me grita desde el suelo”. Cada uno de nosotros – afirmó el Pontífice , incluyéndose en la lista – puede decir que jamás ha matado: pero “si tú tienes un sentimiento malo hacia tu hermano, lo has matado; si tú insultas a tu hermano, lo has matado en tu corazón. Matar es un proceso que comienza desde lo pequeño”. Así, sabemos “dónde están aquellos que son bombardeados” o “que son expulsados” pero “éstos no son hermanos”: “Y cuántos poderosos de la Tierra pueden decir esto… ‘A mí me interesa este territorio, a mí me interesa esto pedazo de tierra, este otro… si la bomba cae y mata a doscientos niños, no es mi culpa: es culpa de la bomba. A mí me interesa el territorio…’. Y todo comienza a partir de aquel sentimiento que te lleva a separarte, a decir al otro: ‘Este es fulano, éste es así, pero no es hermano…’, y termina en la guerra que mata. Pero tú has matado al inicio. Este es el proceso de la sangre, y hoy la sangre de tanta gente en el mundo grita a Dios desde el suelo. Pero todo está relacionado, ¡eh! Aquella sangre allá tiene una relación – tal vez una pequeña gota de sangre – que con mi envidia, mis celos yo he hecho salir, cuando he destruido una hermandad”. Una lengua que destruye al prójimo Que el Señor – fue la oración conclusiva de Francisco – nos ayude hoy a repetir esta pregunta suya: “¿Dónde está tu hermano?”, y que nos ayude a pensar en aquellos a los que “destruimos con la lengua” y “a todos aquellos que en el mundo son tratados como cosas y no como hermanos, porque es más importante un pedazo de tierra que el lazo de la hermandad”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Papa: ser cristianos ¡no “de fachada”, sino de sustancia!

Dg, 12/02/2017 - 1:20pm
(RV).- Al rezar el Ángelus con los fieles y peregrinos que se dieron cita en la Plaza de San Pedro el 12 de febrero, VI domingo del Tiempo Ordinario, el Papa Francisco , refiriéndose con San Mateo a otra página del Sermón la Montaña, invitó a pedir a la Virgen María – mujer de la escucha y de la obediencia – que nos ayude a acercarnos cada vez más al Evangelio, para ser cristianos ¡no “de fachada”, sino de sustancia! Lo que sólo es posible – dijo el Pontífice – con la gracia del Espíritu Santo, que nos permite hacer todo con amor, realizando de este modo plenamente la voluntad de Dios. El Papa Bergoglio explicó que en el pasaje evangélico propuesto por la liturgia del día, Jesús desea ayudar a quienes lo escuchan a realizar una relectura de la ley mosaica. Sí, porque lo que había sido dicho en la Antigua Alianza no era todo, y porque el Señor vino al mundo para dar cumplimento y promulgar, de modo definitivo, la ley de Dios. Después de recordar que Jesús nos enseña cómo realizar plenamente la voluntad de Dios, con una “justicia superior” con respecto a la de los escribas y de los fariseos, el Obispo de Roma  destacó que se trata de una justicia animada por el amor, la caridad y la misericordia, es decir, capaz de realizar la sustancia de los mandamientos, evitando el riesgo del formalismo. Y analizó, junto a la Palabra de Jesús, que va a la raíz del mal, tres aspectos del pecado del hombre como son el homicidio, el adulterio y el juramento. Antes de invocar la ayuda de la Madre de Dios Francisco concluyó diciendo que estamos llamados a instaurar entre nosotros, en nuestras familias, en nuestras comunidades, un clima de transparencia y de confianza recíproca, de modo que podamos ser considerados sinceros sin recurrir a intervenciones superiores para ser creídos, porque “la desconfianza y la difidencia recíproca – dijo – siempre amenazan la serenidad”. (María Fernanda Bernasconi – RV) Texto y audio de las palabras del Santo Padre Francisco antes de rezar a la Madre de Dios: Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! La liturgia del día nos presenta otra página del Sermón de la montaña , que encontramos en el Evangelio de Mateo (Cfr. 5, 17-37). En este pasaje, Jesús quiere ayudar a quienes lo escuchan a realizar una relectura de la ley mosaica. Lo que fue dicho en la Antigua Alianza, ¿era verdad? Sí, era verdad, pero no era todo: Jesús ha venido para dar cumplimento y para promulgar, de modo definitivo, la ley de Dios, hasta la última jota. Él manifiesta sus finalidades originarias y cumple los aspectos auténticos, y hace todo esto su predicación y más aún con el ofrecimiento de sí mismo en la cruz. Así Jesús enseña cómo cumplir plenamente la voluntad de Dios y usa esta parábola, ¡eh!; con una “justicia superior” con respecto a la de los escribas y de los fariseos (Cfr. v. 20). Una justicia animada por el amor, por la caridad, por la misericordia, y, por tanto, capaz de realizar la sustancia de los mandamientos, evitando el riesgo del formalismo. El formalismo: esto puedo, esto no puedo; hasta aquí, puedo, hasta acá no puedo… No: más, más, más. De manera especial, en el Evangelio de hoy Jesús examina tres aspectos, tres mandamientos: el homicidio, el adulterio y el juramento. Con respecto al mandamiento “no matar”, Él afirma que es violado no sólo por el homicidio efectivo, sino también por aquellos comportamientos que ofenden la dignidad de la persona humana, incluidas las palabras injuriosas (Cfr. v. 22). Ciertamente, estas palabras injuriosas no tienen la misma gravedad y culpabilidad del asesinato, pero se ponen en la misma línea, porque son sus premisas y revelan la misma malevolencia. Jesús nos invita a no establecer una jerarquía de las ofensas, sino a considerarlas todas dañinas, en cuanto movidas por la intensión de hacer el mal al prójimo. Y Jesús da el ejemplo. Insultar: pero, nosotros estamos acostumbrados a insultar, es como decir “buenos días”. Y esto está en la misma línea del matar. Quien insulta al hermano, mata en su propio corazón al hermano. Por favor, ¡no insultar! No ganamos nada… Otro cumplimiento es aportado a la ley matrimonial. El adulterio era considerado una violación al derecho de propiedad del hombre sobre la mujer. En cambio Jesús va a la raíz del mal. Así como se llega al homicidio a través de las injurias, las ofensas y los insultos, del mismo modo se llega al adulterio a través de las intenciones de posesión con respecto a una mujer diversa de la propia esposa. El adulterio, como el robo, la corrupción y todos los demás pecados, son concebidos primero en nuestro ámbito íntimo y, una vez realizada en el corazón la elección equivocada, se ponen en práctica en el comportamiento concreto. Y Jesús dice: el que mira a una mujer que no es la propia con ánimo de posesión, es un adúltero en su corazón. Ha comenzado el camino del adulterio. Pensemos un poco sobre esto: los pensamientos malos que vienen en esta línea. Además, Jesús dice a sus discípulos que no juren, en cuanto el juramento es signo de la inseguridad y de la falsedad con que se desarrollan las relaciones humanas. Se instrumentaliza la autoridad de Dios para dar garantía de nuestras vicisitudes humanas. Más bien estamos llamados a instaurar entre nosotros, en nuestras familias, en nuestras comunidades, un clima de transparencia y de confianza recíproca, de modo que podamos ser considerados sinceros sin recurrir a intervenciones superiores para ser creídos. ¡La desconfianza y la difidencia recíproca siempre amenazan la serenidad! Que la Virgen María, mujer de la escucha dócil y de la obediencia feliz, nos ayude a acercarnos cada vez más al Evangelio, para ser cristianos ¡no “de fachada”, sino de sustancia! Y esto es posible con la gracia del Espíritu Santo, que nos permite hacer todo con amor, y así cumplir plenamente la voluntad de Dios.  (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Nombramiento del Enviado Especial de la Santa Sede para Medjugorje

Ds, 11/02/2017 - 5:10pm
(RV).- En comunicado de prensa la Secretaría para la Comunicación informa que el Santo Padre Francisco ha encargado a Monseñor Henryk Hoser, S.A.C., Arzobispo-Obispo de Varsovia-Praga en Polonia, que viaje a Medjugorje en calidad de Enviado Especial de la Santa Sede. Esta misión pontificia tiene la finalidad de profundizar en los conocimientos de la situación pastoral de esa realidad y, sobre todo, de las exigencias de los fieles que viajan en peregrinación a fin de sugerir eventuales iniciativas pastorales para el futuro. De modo que, como se precisa en el comunicado de prensa, esta misión tendrá un carácter exclusivamente pastoral. Está previsto que Monseñor Hoser – quien seguirá ejerciendo su oficio pastoral de Arzobispo-Obispo de Varsovia-Praga – complete su mandado antes del próximo verano europeo. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

El Papa emérito reza por la Iglesia y por su Sucesor

Ds, 11/02/2017 - 3:00pm
(RV).-  El lunes 11 de febrero de 2013 Benedicto XVI renunciaba al ministerio petrino . Un gesto inédito que  – a distancia de cuatro años –  se comprende cada vez más profundamente, también gracias a la extraordinaria relación de hermandad entre Francisco y el Papa emérito . Nuestro colega Alessandro Gisotti entrevistó al Padre Federico Lombardi , Presidente de la Fundación vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI , quien nos ofrece una reflexión sobre el testimonio que esta importante figura de la Iglesia está ofreciendo en estos años de retiro y oración : “La manera en la que Benedicto XVI ha vivido y vive estos años corresponde a aquello que nos había dicho, ósea en oración, en retiro, desde un punto de vista espiritual y con extrema discreción, su servicio de acompañamiento a la vida de la Iglesia y de solidaridad también, con su sucesor. Esto es lo que está ocurriendo en total serenidad”. El Padre Lombardi, que ha tenido últimamente la posibilidad de visitar a Benedicto XVI, nos cuenta cómo lo ha encontrado: “Si, en los últimos meses he tenido algunas ocasiones. Espero continuar teniéndolas, más aun habiendo recibido la responsabilidad de la Fundación Ratzinger, seguramente habrán más motivos para visitarlo. Lo he hallado muy bien desde el punto de vista de la lucidez, de la presencia espiritual, mental, por lo que da verdadero gusto estar con él.  Naturalmente el tiempo pasa y las fuerzas disminuyen. Mientras aquellas mentales y espirituales son perfectas, las fuerzas físicas van debilitándose un poco. Sin embargo Benedicto XVI es una persona que no tiene enfermedades particulares, por lo tanto se ve la fragilidad que aumenta con la edad, pero sigue en pie, puede caminar. Es una persona anciana un poco más frágil con el pasar del tiempo, pero que está perfectamente presente y a la cual es muy agradable encontrarlo”. En el libro “Últimas conversaciones”, Benedicto XVI afirma que poner en el centro el tema de Dios y la fe en primer plano, ha sido la orientación fundamental de su Pontificado. De ahí la pregunta al Padre Lombardi acerca de cuál es, a su juicio, el testimonio más fuerte que el Papa emérito está ofreciendo: “Diría que el hecho de vivir este tiempo en la oración está en perfecta coherencia con lo afirmado anteriormente, es decir, Dios en el centro, la fe como sentido de nuestra vida y, la cosa que encuentro también muy bella – y que también resulta en este libro de las “Últimas conversaciones”,  es este sentido de la proximidad del encuentro con Dios, el hecho de vivir la edad de la ancianidad como un tiempo de preparación y de familiarización – diría – con el Señor que se prepara a encontrar. Esto me parece un hermoso testimonio. Creo que, verdaderamente, es muy lindo tener al Papa emérito que reza por la Iglesia, por su Sucesor. Es una presencia que sentimos. Sabemos que él está y si bien no lo vemos con frecuencia, cuando lo vemos estamos todos muy contentos, porque lo queremos. Por tanto, lo sentimos como una presencia que nos acompaña, que nos consuela y nos tranquiliza”. Teniendo en cuenta que el Padre Federico Lombardi conoce bien al Papa Francisco y a Benedicto XVI, la última pregunta se refiere a lo que lo sorprende de la relación entre ambos, algo que también es inédito en la historia de la Iglesia: “Es verdad, es inédito, pero se lo vive con extrema serenidad y normalidad, porque la motivación y el modo en que esto se ha producido, ha sido sumamente lineal, claro y sereno. Todos recordamos, evidentemente, el último encuentro del Papa Benedicto con los Cardenales que estaban llegando a Roma para prepararse para el Cónclave, en el que él, aun no sabiendo aún a quién se refería, prometía su obediencia, su respeto por quien habría sido su Sucesor. El Cardenal Bergoglio estaba presente y naturalmente todos recordamos este momento. Después se ha realizado lo que había dicho el Papa Benedicto, en su discreta y serena cercanía espiritual a su Sucesor que – ciertamente – también siente – como nos ha dicho en diversas ocasiones – el apoyo de esta presencia y de esta oración y que cultiva esta relación, a veces con visitas, otras con llamadas telefónicas; ciertamente con muchos signos de familiaridad, de respeto y de expectativa del apoyo espiritual. Por tanto sí, estamos viviendo esta realidad inédita, pero es hermosa, es consoladora; diría que todas las veces que vemos imágenes del Papa Francisco y de su Predecesor juntos, es una gran alegría para todos y es un bello ejemplo de unión en la Iglesia, en la variedad de las condiciones”. (MFB,RM,RC- RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

“Protejamos a los más débiles respetando la vida y la salud”, el Papa en la Jornada Mundial del Enfermo

Ds, 11/02/2017 - 1:05pm
(RV).- “El asombro ante las obras que Dios realiza: El Poderoso ha hecho obras grandes en mí”, es el tema del Mensaje del Papa Francisco para la XXV Jornada Mundial del Enfermo 2017, que se celebra en el día en que la Iglesia conmemora la Fiesta de la Virgen de Lourdes. Esta Jornada instituida por San Juan Pablo II, en 1992, y celebrada por primera vez precisamente en Lourdes el 11 de febrero de 1993, “constituye una ocasión para prestar especial atención a la situación de los enfermos y de todos los que sufren en general; y, al mismo tiempo, es una llamada dirigida a los que se entregan en su favor, comenzando por sus familiares, los agentes sanitarios y voluntarios, para que den gracias por la vocación que el Señor les ha dado de acompañar a los hermanos enfermos”. En su mensaje, publicado el pasado 8 de diciembre, en la Fiesta de la Inmaculada Concepción, el Papa Francisco expresa su cercanía a todos los que viven la experiencia del sufrimiento, y a sus familias; así como también su agradecimiento a todos los que, según sus distintas ocupaciones y en todos los centros de salud repartidos por todo el mundo, trabajan con competencia, responsabilidad y dedicación para su alivio, su salud y su bienestar diario. “Me gustaría animar a todos los enfermos, señala el Papa, a las personas que sufren, a los médicos, enfermeras, familiares y a los voluntarios a que vean en María, Salud de los enfermos, a aquella que es para todos los seres humanos garante de la ternura del amor de Dios y modelo de abandono a su voluntad”. Por ello, agrega el Santo Padre, “con motivo de la XXV Jornada Mundial del Enfermo, renuevo, con mi oración y mi aliento, mi cercanía a los médicos, a los enfermeros, a los voluntarios y a todos los consagrados y consagradas que se dedican a servir a los enfermos y necesitados; a las instituciones eclesiales y civiles que trabajan en este ámbito; y a las familias que cuidan con amor a sus familiares enfermos; para que todos sean siempre signos gozosos de la presencia y el amor de Dios”. Hermanos y hermanas, enfermos, agentes sanitarios y voluntarios, pide el Papa Francisco, elevemos juntos nuestra oración a María, para que su materna intercesión sostenga y acompañe nuestra fe y nos obtenga de Cristo su Hijo la esperanza en el camino de la curación y de la salud, el sentido de la fraternidad y de la responsabilidad, el compromiso con el desarrollo humano integral y la alegría de la gratitud cada vez que nos sorprenda con su fidelidad y su misericordia. (Renato Martinez – Radio Vaticano) Texto completo del Mensaje del Papa Francisco El asombro ante las obras que Dios realiza: «El Poderoso ha hecho obras grandes en mí…» (Lc 1,49) Queridos hermanos y hermanas: El próximo 11 de febrero se celebrará en toda la Iglesia y, especialmente, en Lourdes, la XXV Jornada Mundial del Enfermo, con el tema: El asombro ante las obras que Dios realiza: «El Poderoso ha hecho obras grandes por mí…» (Lc 1,49). Esta Jornada, instituida por mi predecesor san Juan Pablo II, en 1992, y celebrada por primera vez precisamente en Lourdes el 11 de febrero de 1993, constituye una ocasión para prestar especial atención a la situación de los enfermos y de todos los que sufren en general; y, al mismo tiempo, es una llamada dirigida a los que se entregan en su favor, comenzando por sus familiares, los agentes sanitarios y voluntarios, para que den gracias por la vocación que el Señor les ha dado de acompañar a los hermanos enfermos. Además, esta celebración renueva en la Iglesia la fuerza espiritual para realizar de la mejor manera posible esa parte esencial de su misión que incluye el servicio a los últimos, a los enfermos, a los que sufren, a los excluidos y marginados (cf. JUAN PABLO II, Motu proprio Dolentium hominum, 11 febrero 1985, 1). Los encuentros de oración, las liturgias eucarísticas y la unción de los enfermos, la convivencia con los enfermos y las reflexiones sobre temas de bioética y teológico-pastorales que se celebrarán en aquellos días en Lourdes, darán una aportación nueva e importante a ese servicio. Situándome ya desde ahora espiritualmente junto a la Gruta de Massabielle, ante la imagen de la Virgen Inmaculada, en la que el Poderoso ha hecho obras grandes para la redención de la humanidad, deseo expresar mi cercanía a todos vosotros, hermanos y hermanas, que vivís la experiencia del sufrimiento, y a vuestras familias; así como mi agradecimiento a todos los que, según sus distintas ocupaciones y en todos los centros de salud repartidos por todo el mundo, trabajan con competencia, responsabilidad y dedicación para vuestro alivio, vuestra salud y vuestro bienestar diario. Me gustaría animar a todos los enfermos, a las personas que sufren, a los médicos, enfermeras, familiares y a los voluntarios a que vean en María, Salud de los enfermos, a aquella que es para todos los seres humanos garante de la ternura del amor de Dios y modelo de abandono a su voluntad; y a que siempre encuentren en la fe, alimentada por la Palabra y los Sacramentos, la fuerza para amar a Dios y a los hermanos en la experiencia también de la enfermedad. Como santa Bernadette estamos bajo la mirada de María. La humilde muchacha de Lourdes cuenta que la Virgen, a la que llamaba «la hermosa Señora», la miraba como se mira a una persona. Estas sencillas palabras describen la plenitud de una relación. Bernadette, pobre, analfabeta y enferma, se siente mirada por María como persona. La hermosa Señora le habla con gran respeto, sin lástima. Esto nos recuerda que cada paciente es y será siempre un ser humano, y debe ser tratado en consecuencia. Los enfermos, como las personas que tienen una discapacidad incluso muy grave, tienen una dignidad inalienable y una misión en la vida y nunca se convierten en simples objetos, aunque a veces puedan parecer meramente pasivos, pero en realidad nunca es así. Bernadette, después de haber estado en la Gruta y gracias a la oración, transforma su fragilidad en apoyo para los demás, gracias al amor se hace capaz de enriquecer a su prójimo y, sobre todo, de ofrecer su vida por la salvación de la humanidad. El hecho de que la hermosa Señora le pida que rece por los pecadores, nos recuerda que los enfermos, los que sufren, no sólo llevan consigo el deseo de curarse, sino también el de vivir la propia vida de modo cristiano, llegando a darla como verdaderos discípulos misioneros de Cristo. A Bernadette, María le dio la vocación de servir a los enfermos y la llamó para que se hiciera Hermana de la Caridad, una misión que ella cumplió de una manera tan alta que se convirtió en un modelo para todos los agentes sanitarios. Pidamos pues a la Inmaculada Concepción la gracia de saber siempre ver al enfermo como a una persona que, ciertamente, necesita ayuda, a veces incluso para las cosas más básicas, pero que también lleva consigo un don que compartir con los demás. La mirada de María, Consoladora de los afligidos, ilumina el rostro de la Iglesia en su compromiso diario en favor de los necesitados y los que sufren. Los frutos maravillosos de esta solicitud de la Iglesia hacia el mundo del sufrimiento y la enfermedad son motivo de agradecimiento al Señor Jesús, que se hizo solidario con nosotros, en obediencia a la voluntad del Padre y hasta la muerte en la cruz, para que la humanidad fuera redimida. La solidaridad de Cristo, Hijo de Dios nacido de María, es la expresión de la omnipotencia misericordiosa de Dios que se manifiesta en nuestras vidas ―especialmente cuando es frágil, herida, humillada, marginada, sufriente―, infundiendo en ella la fuerza de la esperanza que nos ayuda a levantarnos y nos sostiene. Tanta riqueza de humanidad y de fe no debe perderse, sino que nos ha de ayudar a hacer frente a nuestras debilidades humanas y, al mismo tiempo, a los retos actuales en el ámbito sanitario y tecnológico. En la Jornada Mundial del Enfermo podemos encontrar una nueva motivación para colaborar en la difusión de una cultura respetuosa de la vida, la salud y el medio ambiente; un nuevo impulso para luchar en favor del respeto de la integridad y dignidad de las personas, incluso a través de un enfoque correcto de las cuestiones de bioética, la protección de los más débiles y el cuidado del medio ambiente. Con motivo de la XXV Jornada Mundial del Enfermo, renuevo, con mi oración y mi aliento, mi cercanía a los médicos, a los enfermeros, a los voluntarios y a todos los consagrados y consagradas que se dedican a servir a los enfermos y necesitados; a las instituciones eclesiales y civiles que trabajan en este ámbito; y a las familias que cuidan con amor a sus familiares enfermos. Deseo que todos sean siempre signos gozosos de la presencia y el amor de Dios, imitando el testimonio resplandeciente de tantos amigos y amigas de Dios, entre los que menciono a san Juan de Dios y a san Camilo de Lelis, patronos de los hospitales y de los agentes sanitarios, y a la santa Madre Teresa de Calcuta, misionera de la ternura de Dios. Hermanos y hermanas, enfermos, agentes sanitarios y voluntarios, elevemos juntos nuestra oración a María, para que su materna intercesión sostenga y acompañe nuestra fe y nos obtenga de Cristo su Hijo la esperanza en el camino de la curación y de la salud, el sentido de la fraternidad y de la responsabilidad, el compromiso con el desarrollo humano integral y la alegría de la gratitud cada vez que nos sorprenda con su fidelidad y su misericordia. María, Madre nuestra, que en Cristo nos acoges como hijos, fortalece en nuestros corazones la espera confiada, auxílianos en nuestras enfermedades y sufrimientos, guíanos hasta Cristo, hijo tuyo y hermano nuestro, y ayúdanos a encomendarnos al Padre que realiza obras grandes. Os aseguro mi constante recuerdo en la oración y os imparto de corazón la Bendición Apostólica. 8 de diciembre de 2016, Fiesta de la Inmaculada Concepción (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

El Papa ante la pobreza sanitaria: la salud es un derecho, no un negocio

Dv, 10/02/2017 - 2:23pm
Impulsar la inviolable dignidad humana de los enfermos, con especial atención a los más necesitados Las personas enfermas son miembros preciosos de la Iglesia, recordó el Papa Francisco, poniendo en guardia contra las graves especulaciones en el sector sanitario y la cultura del descarte (RV).- El Santo Padre dio su cordial bienvenida a los participantes en el encuentro promovido por la Comisión para el servicio de la caridad y la salud,  de la Conferencia Episcopal Italiana, con ocasión de los 25 años de la Jornada Mundial del Enfermo – instituida por San Juan Pablo II –  y de los 20 años de la oficina nacional para la pastoral de la salud. «Han sido años marcados por fuertes cambios sociales y culturales y hoy podemos constatar una situación de luces y sombras », dijo el Papa, citando luego los importantes logros científicos y deseando que se impulse la investigación en lo que respecta a las enfermedades raras y descuidadas. Alabando al Señor por la misión de los numerosos agentes sanitarios y de los voluntarios que «humanizan la vida de tantos enfermos y ancianos solos, pobres e indigentes», el Santo Padre señaló que «sin embargo, junto con las luces, hay algunas sombras que amenazan con agravar la experiencia de nuestros hermanos y hermanas enfermos»: «Si hay un sector en el que la cultura del descarte evidencia sus dolorosas consecuencias, es precisamente el sanitario. Cuando la persona enferma no se coloca en el centro y no se considera su dignidad, se generan actitudes que pueden llevar incluso a especular sobre las desgracias de los demás. ¡Y esto es muy grave! Es necesario vigilar, sobre todo cuando los pacientes son ancianos con una salud muy comprometida, si sufren patologías graves y costosas para su cuidado, o son particularmente difíciles, como los enfermos psiquiátricos. Si se adopta de forma indiscriminada el modelo empresarial en el sector sanitario, en lugar de optimizar los recursos disponibles, amenaza con producir descartes humanos. Optimizar los recursos significa utilizarlos de forma ética y solidaria y no penalizar a los más frágiles». Reiterando la inviolable dignidad de la vida humana, desde el momento de su concepción hasta el último respiro, el Obispo de Roma pidió la tutela de los derechos de los más desfavorecidos: « Que no sea sólo el dinero el que orienta las decisiones políticas y administrativas, llamadas a salvaguardar el derecho a la salud garantizado por la Constitución italiana, ni las decisiones de los que dirigen los lugares de atención sanitaria. Que nadie quede indiferente ante la creciente pobreza sanitaria entre las fajas más pobres de la población, debida a la dificultad de acceso a los cuidados, y que se multipliquen los esfuerzos de todos para que los derechos de los más débiles sean tutelados». «La historia de la Iglesia italiana conoce tantas ‘posadas del buen samaritano’, donde los sufrientes han recibido el bálsamo de la consolación y el vino de la esperanza», recordó luego el Papa. Y, con su aprecio por las numerosas instituciones sanitarias de inspiración cristiana, dirigió una exhortación y recordó a Juan Pablo II: «En los contextos actuales, donde la respuesta a la solicitud de salud de los más frágiles se revela cada vez más difícil, no duden también en repensar vuestras obras de caridad, para ofrecer un signo de la misericordia de Dios a los más pobres , que con confianza y esperanza, llaman a las puertas de vuestras estructuras. Entre los objetivos que San Juan Pablo II dio a la Jornada Mundial del Enfermo, además de la promoción de la cultura de la vida, está el de impulsar en las diócesis, las comunidades cristianas, las familias religiosas la importancia de la pastoral sanitaria. Tantos enfermos están en los hospitales, pero muchos más en casa, cada vez más solos. Deseo que sean visitados con frecuencia, para que no se sientan excluidos por la comunidad y puedan experimentar, a través de la cercanía de los que los visitan, la presencia de Cristo que pasa hoy en medio de los enfermos en el cuerpo  y en el espíritu ». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Homilía del Papa: En la tentación no se dialoga, se reza

Dv, 10/02/2017 - 1:29pm
(RV).- En  la debilidad de las tentaciones, que “todos” tenemos, la gracia de Jesús nos ayuda a no escondernos del Señor, sino a pedir perdón para levantarnos e ir adelante. Lo afirmó el Santo Padre en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, en que reflexionó acerca del diablo que tienta tanto a Adán como a Eva, y también al Señor. Sin embargo, el Pontífice recordó que con Satanás no se dialoga, porque se termina en el pecado, en la culpa y en la corrupción. Lo que hay que hacer –  dijo – es seguir la Palabra de Dios. El diablo embauca con el diálogo Las tentaciones llevan a escondernos del Señor, permaneciendo con nuestra “culpa”, con nuestro “pecado”, con nuestra “corrupción”. Partiendo de la primera lectura del día, tomada del Libro del Génesis, el Papa Bergoglio se detuvo sobre la tentación de Adán y Eva, y después sobre la de Jesús en el desierto. Es el diablo – explicó el Obispo de Roma – “el que se hace ver en forma de serpiente”. Es “atrayente” –  dijo – y con su astucia trata de “engañar”, es un “especialista” en esto, es el “padre de la mentira”, es un “mentiroso”. Sabe cómo engañar y cómo “estafar” a la gente. Lo hace con Eva: la hace “sentir bien” – prosiguió diciendo Francisco –  y así comienza el “diálogo” y “paso tras paso”, Satanás la conduce hacia donde él quiere. En cambio con Jesús es diferente, para el diablo “termina mal”, recordó el Papa . Y añadió: “Trata de dialogar” con Cristo, porque “cuando el diablo enreda a una persona lo hace con el diálogo”, trata de engañarlo, pero Jesús no cede. Y el diablo se revela por lo que es, pero Jesús da una respuesta “que no es suya”, es la Palabra de Dios, porque “con el diablo no se puede dialogar”, de lo contrario se termina como Adán y Eva, “desnudos”. “El diablo es un mal pagador, ¡no paga bien! ¡Es un estafador! Te promete todo y de deja desnudo. También Jesús terminó desnudo, pero en la cruz, por obediencia al Padre. Otro camino... La serpiente, el diablo es astuto: no se puede dialogar con el diablo. Todos nosotros sabemos lo que son las tentaciones, todos lo sabemos, porque todos las tenemos. Tantas tentaciones de vanidad, de soberbia, de avidez, de avaricia… Tantas”. La corrupción comienza con poco Hoy – añadió textualmente el Santo Padre – se habla tanto de corrupción. Y también por esto se debe pedir ayuda al Señor: “Tantos corruptos, tantos peces gordos corruptos que hay en el mundo de los cuales conocemos la vida por los periódicos: quizás hayan comenzado con una pequeña cosa, no sé, para no ajustar bien el balance y aquello que era un kilo: no, hagamos 900 gramos pero que  parezca un kilo. La corrupción comienza con poco, como esto, con el diálogo: ‘Pero no, ¡no es verdad que te hará mal este fruto! ¡Cómelo, es bueno! Es poca cosa, nadie se da cuenta. ¡Hazlo, hazlo!’. Y poco a poco, poco a poco, se cae en el pecado, se cae en la corrupción”. En la tentación no se dialoga, se reza al Señor Hacia el final de su homilía el Papa dijo que la Iglesia nos enseña a “no ser ingenuos”, por no decir “tontos”. De modo que hay que tener “los ojos abiertos”, y debemos pedir ayuda al Señor  “porque solos no podemos”. Adán y Eva se “esconden” del Señor: en cambio, se necesita la gracia de Jesús para “volver y pedir perdón”. Y concluyó diciendo: “En la tentación no se dialoga, se reza: ‘Ayúdame, Señor, soy débil. No quiero esconderme de ti’. Esto es valor, esto es vencer. Cuando tú comienzas a dialogar terminarás vencido, derrotado. Que el Señor nos dé la gracia y nos acompañe en este coraje. Y si somos engañados por nuestra debilidad en la tentación, que nos dé el coraje de levantarnos y de ir adelante. Para esto ha venido Jesús, para esto”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Papa: Humanizar la educación impulsando la cultura del diálogo

Dj, 09/02/2017 - 3:20pm
(RV).- Humanizar la educación para afrontar un individualismo intrusivo, impulsar la cultura del diálogo y sembrar esperanza con el aporte de la educación católica. Es la exhortación del Papa Francisco a los casi ochenta participantes en la Asamblea Plenaria de la Congregación para la Educación Católica, a quienes recibió en audiencia, el segundo jueves de febrero, al final de los trabajos durante los cuales abordaron diversos argumentos a fin de hacer un balance de la marcha de este Dicasterio que comprende los Institutos de Estudio y para trazar las orientaciones de los compromisos futuros. Tras saludar a los presentes, reunidos en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano, comenzando por el Cardenal Prefecto, Giuseppe Versaldi , los miembros de reciente nombramiento y los componentes de la Fundación Gravissimum educationis , constituida para relanzar los contenidos de la Declaración conciliar del mismo nombre, el Santo Padre se refirió a los sectores del vasto campo educativo  que son de competencia de esta Congregación. Y destacó que se han empeñado en reflexionar sobre aspectos importantes, como la formación inicial y permanente de los profesores y dirigentes, teniendo en cuenta la necesidad de una educación inclusiva e informal; o como la contribución insustituible de las Congregaciones religiosas y el soporte proveniente de las Iglesias particulares y de las Organizaciones de este sector. De modo que el Pontífice  puso de manifiesto que buena parte de su trabajo estuvo dedicado a las instituciones universitarias eclesiásticas y católicas para la actualización de la Constitución Apostólica Sapientia christiana ; así como para la promoción de los estudios de Derecho Canónico con relación a la reforma de los procesos de nulidad del matrimonio; y para sostener la pastoral universitaria. Después de recordar que en su Exhortación Apostólica Evangelii gaudium , ha escrito que “las Universidades son un ámbito privilegiado para pensar y desarrollar” el “empeño evangelizador”; y que  las escuelas católicas “constituyen un aporte muy valioso a la evangelización de la cultura”, incluso en los países y ciudades donde una situación adversa estimule a usar la creatividad para encontrar los caminos adecuados, el Santo Padre compartió con todos ellos algunas expectativas. Humanizar la educación Ante todo, “frente a un individualismo entrometido, que vuelve humanamente pobres y culturalmente estériles”, el Papa Bergoglio afirmó que es necesario “humanizar la educación”. Sí, porque la escuela y la universidad – dijo – sólo tienen sentido pleno con relación a la formación de la persona: “A este proceso de crecimiento humano todos los educadores están llamados a colaborar con su profesionalidad y con la riqueza de humanidad de la que son portadores, para ayudar a los jóvenes a ser constructores de un mundo más solidario y pacífico. Aún más, las instituciones educativas católicas tienen la misión de ofrecer horizontes abiertos a la trascendencia”. La cultura del diálogo Otra expectativa a la que se refirió el Obispo de Roma es la referente al deseo de que aumente la cultura del diálogo. En efecto, Francisco  destacó que nuestro mundo se ha convertido en una aldea global con múltiples procesos de interacción, donde cada persona pertenece a la humanidad y comparte la esperanza de un futuro mejor con la entera familia de los pueblos. Al mismo tiempo el Papa dijo que “lamentablemente, hay tantas formas de violencia, pobreza, explotación, discriminación, marginación y propuestas restrictivas a las libertades fundamentales que crean una cultura del descarte”. A lo que añadió: “En este contexto los institutos educativos católicos están llamados en primera línea a poner en práctica la gramática del diálogo que forma en el encuentro y la valorización de las diversidades culturales y religiosas. En efecto, el diálogo educa cuando la persona se relaciona con respeto, estima, sinceridad de escucha y se expresa con autenticidad, sin ofuscar o mitigar su propia identidad alimentada por la inspiración evangélica. Nos anima la convicción de que las nuevas generaciones, educadas cristianamente en el diálogo, saldrán de las aulas escolares y universitarias motivadas a construir puentes y, por tanto, a encontrar respuestas nuevas a los muchos desafíos de nuestro tiempo”. Sembrar esperanza El Santo Padre les dijo que la última expectativa que deseaba compartir con estos miembros de la Congregación para la Educación Católica es la contribución de la educación para sembrar esperanza. Teniendo en cuenta que el hombre no puede vivir sin esperanza y que la educación genera esperanza, el Papa afirmó: “Estoy convencido de que los jóvenes de hoy tienen sobre todo necesidad de esta vida que construye el futuro. Por tanto, el educador verdadero es como un padre y una madre que transmite una vida capaz de futuro. Para tener este temple es necesario ponerse en escucha de los jóvenes – el trabajo del oído, ponerse en escucha de los jóvenes – y lo haremos de modo especial con el próximo Sínodo de los Obispos dedicado a ellos”. Por último, Francisco les recordó que las escuelas y las universidades contribuyen grandemente a la misión de la Iglesia cuando están al servicio del crecimiento en humanidad, en el diálogo y en la esperanza. Y se despidió agradeciéndoles su trabajo e invocando sobre ellos al Espíritu Santo, por intercesión de María Sedes Sapientiae , a fin de que su ministerio en favor de la educación sea eficaz, pidiéndoles, antes de impartirles su bendición apostólica, que por favor no se olviden de rezar por él. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Saludos del Papa Francisco por el número 4000 de “La Civiltà Cattolica”

Dj, 09/02/2017 - 3:20pm
(RV).- “Felicidades a ‘La Civiltà Cattolica’ , revista única en su género por el servicio a la Sede Apostólica. Pueda continuar a ser una revista puente, de frontera y de discernimiento”, lo escribe el Papa Francisco en un quirógrafo publicado en la histórica revista de los jesuitas con ocasión de la publicación del número 4000. En el quincenal que nació hace 167 años atrás, el Pontífice exhorta a ser “una revista puente, de frontera y de discernimiento”; así mismo, el Santo Padre en su discurso a la Comunidad de ‘La Civiltà Cattolica’ , los ha animado a seguir trabajando como escritores “incompletos, inquietos y con imaginación”, estos fueron los tres puntos claves de su reflexión. Además, el Papa alentó la iniciativa de las nuevas publicaciones en inglés, francés, español y coreano. Es el signo, dijo, de una revista “siempre más abierta al mundo”. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

El Papa: “La actitud antisemítica es contraria en todo a los principios cristianos”

Dj, 09/02/2017 - 2:40pm
(RV).- “Los animo a poner a disposición los medios para una vida digna, promover la cultura y favorecer en todas partes la libertad de culto, también protegiendo a los creyentes y las religiones de toda manifestación de violencia e instrumentalización, son los mejores antídotos contra el surgir del odio”, lo dijo el Papa Francisco a los miembros de la Delegación de la Anti-Defamation League, Organización Internacional contra la difamación de los judíos, a quienes recibió en Audiencia en el Vaticano. En su discurso, el Santo Padre recordó los anteriores encuentros de sus Predecesores con los miembros de esta Organización que, mantiene relaciones con la Santa Sede desde el tiempo del Concilio Vaticano II. “Me alegra que estos contactos hayan ido intensificándose – afirmó el Pontífice – como bien han subrayado, nuestro encuentro es un ulterior testimonio, así como del compromiso común, de la fuerza benéfica de la reconciliación, que sana y transforma las relaciones”. Por ello, agregó el Papa, damos gracias a Dios, que ciertamente se alegra viendo la amistad sincera y los sentimientos fraternos que hoy animan a Judíos y Católicos. Recordando su visita al campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, en julio del año pasado, el Sucesor de Pedro señaló que, “no existen palabras, ni pensamientos adecuados ante semejantes horrores de la crueldad y del pecado; existe la oración, para que Dios tenga piedad y para que tales tragedias no se repitan”. Por esto, dijo el Papa, continuémonos ayudándonos los unos a los otros, para conseguir un futuro de auténtico respeto por la vida y por la dignidad de todo pueblo y de todo ser humano. “Lamentablemente, la actitud antisemítica, que nuevamente deploro, en todas sus formas – precisó el Pontífice – como contrario en todo a los principios cristianos y a toda visión que sea digna del hombre, es todavía hoy difundida”. En este sentido, dijo, reafirmo que “la Iglesia Católica hace todo lo posible por colaborar con nuestros amigos Judíos, para repeler toda tendencia antisemita”. Hoy más que en el pasado, subrayó el Papa Francisco, la lucha al antisemitismo puede servirse de instrumentos eficaces, como la información y la formación. “Al respecto, les agradezco por su labor y porque acompañan a la lucha contra la difamación el compromiso a educar, a promover el respeto de todos y a proteger a los más débiles. Cuidar el sagrado tesoro de toda vida humana, desde el concebimiento hasta su fin, tutelando la dignidad, es la mejor vía para prevenir toda forma violenta”. Ante tanta violencia que se expande en el mundo, advirtió el Obispo de Roma, estamos llamados a algo más de no-violencia, que no significa pasividad, sino promoción activa del bien. “De hecho, si es necesario extirpar la hierba del mal, es todavía más urgente sembrar el bien: cultivar la justicia, acrecentar la concordia, sostener la integración, sin cansarse jamás; sólo así se podrán recoger frutos de paz”. Los animo a esto, concluyó el Papa, con la convicción que poner a disposición los medios para una vida digna, promover la cultura y favorecer en todas partes la libertad de culto, también protegiendo a los creyentes y las religiones de toda manifestación de violencia e instrumentalización, son los mejores antídotos contra el surgir del odio. Texto completo del discurso del Papa Francisco Queridos amigos, Les doy una calurosa bienvenida y les agradezco por las corteses palabras que me han dirigido. Ya mis predecesores San Juan Pablo II y Benedicto XVI han recibido delegaciones de su organización, que mantiene relaciones con la Santa Sede desde el tiempo del Concilio Vaticano II. Me alegra que estos contactos hayan ido intensificándose: como bien han subrayado, nuestro encuentro es un ulterior testimonio, así como del compromiso común, de la fuerza benéfica de la reconciliación, que sana y transforma las relaciones. Por esto damos gracias a Dios, que ciertamente se alegra viendo la amistad sincera y los sentimientos fraternos que hoy animan a Judíos y Católicos; así con el Salmista podemos también nosotros repetir: «¡Qué bueno y agradable es que los hermanos vivan unidos! […] Allí el Señor da su bendición, la vida para siempre» (Sal 133,1.3). Si la cultura del encuentro y de la reconciliación genera vida y produce esperanza, la no-cultura del odio siembra muerte y cosecha desesperación. El año pasado he visitado el campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. No existen palabras y pensamientos adecuados ante semejantes horrores de la crueldad y del pecado; existe la oración, para que Dios tenga piedad y para que tales tragedias no se repitan. Por esto, continuamos ayudándonos los unos a los otros, como lo auguraba el Santo Padre Juan Pablo II, «Ojalá que permita a la memoria cumplir su papel necesario en el proceso de construcción de un futuro en el que la inefable iniquidad de la Shoah no vuelva a ser nunca posible» (Mensaje con motivo de la publicación del documento “Nosotros recordamos: una reflexión sobre la Shoah”, 12 de marzo de 1998): un futuro de auténtico respeto por la vida y por la dignidad de todo pueblo y de todo ser humano. Lamentablemente, la actitud antisemítica, que nuevamente deploro, en todas sus formas, como contrario en todo a los principios cristianos y a toda visión que sea digna del hombre, es todavía hoy difundida. Reafirmo que,  «la Iglesia Católica hace todo lo posible por colaborar con nuestros amigos Judíos, para repeler toda tendencia antisemita» (Comisión para las relaciones religiosas  con el judaísmo, “Los dones y la llamada de Dios son irrevocables”, 47). Hoy más que en el pasado, la lucha al antisemitismo puede servirse de instrumentos eficaces, como la información y la formación. Al respecto, les agradezco por su labor y porque acompañan a la lucha contra la difamación el compromiso a educar, a promover el respeto de todos y a proteger a los más débiles. Cuidar el sagrado tesoro de toda vida humana, desde el concebimiento hasta su fin, tutelando la dignidad, es la mejor vía para prevenir toda forma violenta. Ante tanta violencia que se expande en el mundo, estamos llamados a algo más de no-violencia, que no significa pasividad, sino promoción activa del bien. De hecho, si es necesario extirpar la hierba del mal, es todavía más urgente sembrar el bien: cultivar la justicia, acrecentar la concordia, sostener la integración, sin cansarse jamás; sólo así se podrán recoger frutos de paz. Los animo a esto, con la convicción que poner a disposición los medios para una vida digna, promover la cultura y favorecer en todas partes la libertad de culto, también protegiendo a los creyentes y las religiones de toda manifestación de violencia e instrumentalización, son los mejores antídotos contra el surgir del odio. Les agradezco también por el dialogo que, en diversos niveles, mantienen con la Iglesia Católica. Sobre el común empeño y sobre nuestro camino de amistad y de confianza fraterna invoco la bendición del Omnipotente: en su bondad nos acompañe y nos ayude a llevar frutos de bien. ¡Shalom alechem! (Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Homilía del Papa: sin la mujer no habría armonía en el mundo

Dj, 09/02/2017 - 1:42pm
(RV).-  «Explotar a una mujer es destruir la armonía que Dios ha querido dar al mundo», señaló el Papa Francisco, en su homilía en la Misa matutina, en la Casa de Santa Marta. Con la Palabra de Dios, del jueves de la V semana del Tiempo Ordinario, el Papa prosiguió sus reflexiones sobre la Creación y las lecturas del Libro del Génesis. Sin la mujer no hay armonía El Señor había plasmado todos los animales, pero el hombre no encontraba en ellos una compañía adecuada, «estaba solo». Entonces el Señor le sacó una costilla y formó a la mujer, que el hombre reconoció como carne de su carne. «Pero, antes de verla, la había soñado», «para comprender a una mujer, antes hay que soñarla», dijo el Santo Padre e hizo hincapié en la riqueza de la armonía que la mujer aporta a la Creación: «Cuando falta la mujer, falta la armonía. Solemos decir, hablando, ‘ésta es una sociedad con una marcada actitud masculina ¿no? Falta la mujer. ‘Sí, sí: la mujer está para lavar los platos, para hacer…’ No, no, no: la mujer está para traer armonía. Sin la mujer no hay armonía. No son iguales, no son uno superior al otro: no. Sólo que el hombre no trae armonía: es ella. Es ella la que trae esa armonía que nos enseña a acariciar, a amar con ternura y que hace del mundo una cosa bella». Explotar a las personas es un crimen de lesa humanidad, explotar a una mujer es más: es destruir la armonía Con la armonía, la mujer trae la capacidad de enamorarse, dijo también el Papa, contando que en una audiencia, mientras saludaba a la gente, le preguntó a una pareja que celebraba 60 años de matrimonio, quién de los dos había tenido más paciencia: «Y ellos me miraban, se miraban a los ojos, nunca olvidaré esos ojos. Luego volvieron y me dijeron, los dos juntos: ‘estamos enamorados’. Después de 60 años, esto significa una sola carne. Y esto es lo que trae la mujer: la capacidad de enamorarse. La armonía al mundo. Tantas veces, oímos: ‘No, es necesario que en esta sociedad, en esta institución, que aquí haya una mujer para que haga esto, haga estas cosas…’ No, no, no, no: la funcionalidad no es el objetivo de la mujer. Es verdad que la mujer tiene que hacer cosas, y hace – como todos hacemos – cosas. El objetivo de la mujer es brindar la armonía y sin la mujer no hay armonía en el mundo. Explotar a las personas es un crimen de lesa humanidad, es verdad. Pero explotar a una mujer es más: es destruir la armonía que Dios ha querido dar al mundo. Es destruir». Con el Evangelio de Marcos (7,24-30), que habla de la mujer fenicia de Siria, y de su valentía como madre, pidiendo al Señor por su hija, el Papa dijo que le gusta pensar que Dios creó a la mujer para que todos tuviéramos una madre : «Éste es el gran don de Dios: nos ha dado a la mujer. Y, en el Evangelio, escuchamos de qué es capaz una mujer ¿eh?: es valiente, esa ¿eh? Ha ido adelante con valentía. Pero es más, es más: la mujer es la armonía, es la poesía, es la belleza. Sin ella el mundo no sería tan bello, no sería armonioso. Y me gusta pensar – pero es algo personal – que Dios ha creado a la mujer para que todos nosotros tuviéramos una madre». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

El Papa a la Civiltà Católica: rememos juntos al servicio de la Iglesia

Dj, 09/02/2017 - 12:55pm
“¡Permanezcan en mar abierto! El católico no debe tener miedo del mar abierto, no debe buscar reparo en puertos seguros. Ustedes como jesuitas eviten de aferrarse a certezas y seguridades”: fue la invitación que dirigió el Papa Francisco a los a 60 integrantes de la revista jesuita La Civiltà Cattolica , recibidos en audiencia, en la mañana de este 9 de febrero, en ocasión de la edición quincenal número 4.000. ¡Es una meta verdaderamente única! – aseguró  el Santo Padre en su discurso – recordando que la revista cuenta con 167 años y que “continúa con coraje su navegación a mar abierto”. Advirtiéndoles que el navegar a mar abierto comporta el riesgo de encontrar  tempestades y viento contrario, el Papa les aseguró que esta travesía se hace siempre en compañía de Jesús, que los alienta “a no tener miedo”. “Su navegación no es solitaria”, ya que es “en barca de Pedro”, dijo después el Santo Padre. “Este vínculo al Pontífice es, desde siempre – aseguró – una característica esencial de vuestra revista”. “¡Ustedes de La Civiltà Católica –deben ser remadores expertos y valientes! - destacó Francisco. ¡Remen, sean fuertes, aun con el viento contrario!, exhortó. ¡Rememos al servicio de la Iglesia, rememos juntos! Es éste el vínculo entre ustedes y yo”. Asegurándoles su cercanía y su afecto el Pontífice les agradeció porque han “siempre acompañado cada pasaje fundamental de su Pontificado” con la publicación de las Encíclicas y Exhortaciones Apostólicas, “dando siempre una fiel interpretación. “Les agradezco por esto, les dijo, y les pido que continúen por este camino trabajando conmigo y rezando conmigo”. Francisco confirmó en su extenso discurso el encargo de La Civiltà Católica al Padre General de la Compañía de Jesús precisamente por “la tarea específica” que la revista desarrolla “al servicio directo de la Sede Apostólica”. Asimismo el Pontífice confirmó los Estatutos originarios, escritos por Pio IX instituyendo la revista “en modo perpetuo”. “Estoy encantado de poder bendecir las ediciones de La Civiltà Católica en español, inglés, francés y coreano”, aseguró después el Papa notando como por primera vez en 167 años, la misión confiada al Colegio de Escritores, supera desde hoy los confines lingüísticos. “La Civiltà Católica será una revista siempre más abierta al mundo”, agregó. Francisco habló luego de la misión específica de la revista, la de ser “católica” y aclaró que “una revista es verdaderamente católica sólo si posee la mirada de Cristo sobre el mundo y lo transmite y da testimonio”. El Obispo de Roma reiteró en su discurso las tres palabras con las que presentó, tres años atrás, la misión del cuaderno: diálogo, discernimiento, frontera . “Me gusta pensar en La Civiltà Católica como una revista que sea al mismo tiempo puente y frontera ”, expresó Francisco. Y para seguir adelante y profundizar sobre el “diseño constitucional” de la revista,  el Vicario de Cristo usó tres palabras: la “inquietud”, que ayuda a no ser estériles, con la certeza de la fe que debe ser el motor de la investigación; el ser “incompletos” porque deben ser escritores de pensamiento abierto , incompleto; y finalmente, “imaginación” porque “el pensamiento rígido no es divino” y “la sabiduría del discernimiento rescata la necesaria ambigüedad de la vida”. “El pensamiento de la Iglesia – prosiguió – debe recuperar genialidad y entender cada vez mejor cómo el hombre se comprende hoy para desarrollar y profundizar su propia enseñanza”. “Espero, concluyó el Papa Francisco, que La Civiltà Católica pueda alcanzar a muchos lectores también gracias a sus versiones en otras lenguas. Que la compañía de Jesús sostenga esta obra tan antigua y valiosa, es más, única por el servicio a la Sede Apostólica”. “Su vínculo con la Sede Apostólica la vuelve una revista única en su género”. (MCM-RV)   (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Oración y llamamiento por los Rohinyá y por todos los migrantes

Dc, 08/02/2017 - 2:48pm
(RV).- Renovando su preocupación y dolor ante las diversas realidades en tantas partes del mundo, tristemente enlazadas con las migraciones forzadas , con la trata de personas y la explotación de seres humanos , el Papa Francisco invitó a rezarle a Santa Josefina Bakhita por todos los migrantes y refugiados y recordó la tragedia de nuestros hermanos «Rohinyá, expulsados de Myanmar», Birmania: «Es gente buena, gente pacífica… no son cristianos, son buenos, son nuestros hermanos y hermanas. Desde hace años sufren: son torturados, matados, simplemente por llevar adelante sus tradiciones, su fe musulmana … Oremos por ellos y los invito a rezar por ello a nuestro Padre que están en los Cielos, todos juntos, por nuestros hermanos y hermanas Rohinyá ». Pidiendo asimismo un aplauso dedicado a Santa Josefina Bakhita, el Obispo de Roma saludó al Comité de la Jornada mundial de oración contra la trata de personas, que participó en su audiencia general y les agradeció por su importante misión: «¡Gracias por lo que hacen!» (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Nuevo apremiante llamamiento del Papa contra la trata y menores esclavos

Dc, 08/02/2017 - 2:00pm
(RV).- En sus palabras de aliento y bendición a los peregrinos de tantas partes del mundo, el Papa Francisco recordó la Jornada de oración y reflexión contra la trata de personas . El Santo Padre reiteró su apremiante llamamiento en particular a las autoridades civiles a debelar semejante crimen , en su audiencia general, que coincidió con el día – 8 de febrero, memoria litúrgica de Santa Josefina Bakhita - en que se reza y reflexiona para luchar contra el tráfico de seres humanos. Y cuyo lema en el 2017 es «Son niños y no esclavos» : «Hoy se celebra la Jornada de oración y reflexión contra la trata de personas , que este año está dedicada en particular a los niños y adolescentes . Aliento a todos aquellos que, de distintas formas, ayudan a los menores esclavizados y abusados a liberarse de semejante opresión. Deseo que cuantos tienen responsabilidades de gobierno combatan con firmeza esta plaga, dando voz a nuestros hermanos más pequeños, humillados en su dignidad. Es necesario cumplir todo esfuerzo para debelar este crimen vergonzoso e intolerable». Y pocos días antes de la memoria litúrgica de la Virgen de Lourdes , el Obispo de Roma, recordó que en ese Santuario mariano tendrá lugar la celebración principal de la Jornada Mundial del Enfermo , que presidirá el Cardenal Secretario de Estado y a la que él se unirá en oración: « Invito a rezar por intercesión de nuestra Santa Madre , por todos los enfermos, en especial por los más graves y solos, y también por todos aquellos que los cuidan. Me uniré en comunión de oración con los peregrinos, que el sábado, celebrarán a Nuestra Señora de Lourdes, en particular con los enfermos. Que la Virgen Inmaculada les done el coraje de la esperanza y los custodie en la paz». Celebración que el Papa Francisco destacó en sus palabras a los peregrinos polacos, recordando a su amado predecesor: «El Sábado, memoria de la Virgen María de Lourdes, celebraremos la XXV Jornada Mundial del Enfermo. Instituyendo esta Jornada San Juan Pablo II escribió que la misma ‘sea un momento fuerte de oración, participación y ofrecimiento del sufrimiento para el bien de la Iglesia, así como de invitación a todos para que reconozcan en el rostro del hermano enfermo el santo rostro de Cristo’ (Carta con ocasión de la institución de la Jornada Mundial del Enfermo, 13 de mayo de 1992, n. 3). Que esta Jornada suscite en nosotros la sensibilidad y el anhelo de  brindar apoyo material y espiritual a los enfermos que viven entre nosotros.» En sus palabras a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados, el Papa recordó a la santa religiosa sudanesa que siendo pequeña vivió la dramática experiencia de ser víctima de la trata: « La memoria de Santa Josefina Bakhita , que de niña fue víctima de la trata, acreciente en ustedes, queridos jóvenes, su atención hacia vuestros coetáneos más desfavorecidos y en dificultad. Que los ayude a ustedes, queridos enfermos a ofrecer vuestros sufrimientos por la educación cristiana de las nuevas generaciones. Y que los aliente a ustedes, queridos recién casados a confiar en la ayuda de la Providencia y no sólo en vuestras capacidades. El Matrimonio sin la ayuda de Dios no va adelante, debemos pedirla todos los días. Y ustedes, queridos enfermos, el próximos sábado es el día de oración por ustedes a la Virgen de Lourdes, lo haremos todos juntos». Al día siguiente de la beatificación, en Osaka, Japón, el Papa recordó a Justo Takayama Ukon, fiel laico japonés que murió mártir en Manila , en 1615: «Antes que bajar a compromisos, renunció a honores y bienestares aceptando la humillación y el destierro. Permaneció fiel a Cristo y al Evangelio, por ello, representa un admirable ejemplo de fortaleza en la fe y de dedicación en la caridad». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Pàgines