El Facebook del Bisbat de LleidaEl Twitter del Bisbat de LleidaEl Google Plus del Bisbat de LleidaEl RSS del Bisbat de Lleida

News.va Official Vatican Network

Subscriure a Canal News.va Official Vatican Network
Actualitzat: fa 1 hora 23 minuts

El Papa en el Ángelus: "Confiamos nuestras vidas y el destino de la Iglesia y del mundo a María".

Dg, 02/04/2017 - 2:27pm
(RV).- Tras la celebración de la Santa Misa en la Plaza de los Mártires y del apremiante llamamiento por diversas situaciones del mundo actual que están en el corazón del pontífice, el Papa Francisco rezó la oración mariana del Ángelus dominical junto con los fieles presentes, y bendijo las primeras piedras de tres nuevos edificios de la Diócesis de Carpi: el de la Parroquia de Santa Ágata, el de la Casa de Ejercicios Espirituales de San Antonio en Novi; y de la “Ciudadela de la Caridad”. A la Madre de Dios, pidió posar su mirada misericordiosa sobre los sufrientes, en especial en los enfermos, los pobres y los que están sin trabajo. También agradeció y exhortó a los obispos de la región de Emilia Romaña y al pastor de Carpi, mons. Caviña a estar cerca de sus sacerdotes. A los fieles todos, el pontífice expresó su gratitud, y confió, por último, las vidas y el destino de la Iglesia y del mundo a María.  A continuación, las palabras del Papa: Queridos hermanos y hermanas: Quiero agradecerles por haber venido a esta Misa: quiero agradecer a todos, a todos los que han trabajado para esta doble maratón: la del domingo pasado y esta... ¡muchas gracias! Y quiero agradecer a ustedes, enfermos: ¡hay cuatro mil enfermos aquí! Gracias a ustedes que con vuestros sufrimientos ayudan a la Iglesia, ayudan a llevar la Cruz de Cristo. Gracias. ¡Muchas gracias a ustedes! Y al final de esta celebración, nuestro pensamiento se dirige a la Virgen Santa, a la que veneran en la iglesia catedral dedicada a ella. A María le ofrecemos nuestras alegrías, nuestros dolores y nuestras esperanzas. Le pedimos que pose su mirada misericordiosa en quienes de nosotros están sufriendo, especialmente en los enfermos, en los pobres y en quienes están privados de un trabajo digno. Recordando el ardor apostólico de dos figuras de su tierra, el Beato Odoardo Focherini y la Venerable Marianna Saltini, testigos de la caridad de Cristo, saludo con gratitud, a ustedes, los fieles laicos. Los animo a ser protagonistas de la vida de sus comunidades, en comunión con sus sacerdotes: apunten siempre en lo que es esencial en el anuncio y en el testimonio del Evangelio. Agradezco a ti, querido Obispo Francesco, y a todos ustedes, Obispos de la Región de Emilia Romaña, por su presencia, y sobre todo, al Pastor de esta diócesis, Mons. Francesco Cavina: los exhorto a estar al lado de sus sacerdotes con la escucha, la ternura y la cercanía atenta. Por último, quisiera agradecer a todos y cada uno de ustedes, queridos fieles, a los sacerdotes, religiosos y religiosas, a las Autoridades y particularmente a cuantos han colaborado para organizar esta visita, con un pensamiento especial para el AGESCI y el coro, compuesto por todos los coros de la diócesis, que ha animado esta liturgia. Confiamos nuestras vidas y el destino de la Iglesia y del mundo a María, recitando juntos la oración del Ángelus. Angelus domini... De aquí el Sucesor de Pedro se traslada al Seminario episcopal para almorzar con los Obispos de la región y los sacerdotes ancianos residentes en la Casa del Clero, y con los seminaristas, y posteriormente celebrará un encuentro con los sacerdotes diocesanos, los  consagrados y los seminaristas. (Griselda Mutual - Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Llamamiento del Papa por República del Congo, Venezuela y Paraguay

Dg, 02/04/2017 - 2:15pm
(RV).- "Perseverar sin descanso en la búsqueda de soluciones políticas evitando violencias". Apremiante llamamiento del Sucesor de Pedro a la hora del Ángelus dominical desde la Plaza de los Mártires, en la diócesis italiana de Carpi, donde se encuentra realizando una visita pastoral para confirmar en la fe y animar en el camino de fidelidad a Dios y de atención al hombre, a las personas afectadas por el terremoto de mayo de 2012. El Obispo de Roma manifestó su pesar por la tragedia que afectó Colombia, asegurando sus oraciones por las víctimas del evento natural. Además pidió oración por los artífices de los crímenes en la República Democrática del Congo, en donde enfrentamientos armados están provocando víctimas y desplazamientos. Asimismo el pontífice rezó por las poblaciones de Venezuela que vive un clima de tensión luego de que el Tribunal Supremo votara – y luego hiciera marcha atrás- para privar de toda la función a la Asamblea Legislativa, y también por Paraguay, tras las manifestaciones contra la ley aprobada por el Senado que facilita la reelección presidencial, las cuales dejaron como saldo un joven muerto y numerosos heridos. A continuación las palabras del Papa Francisco: Estoy profundamente apenado por la tragedia que ha golpeado Colombia, en donde una gigantesca avalancha de fango causada por lluvias torrenciales investió la ciudad de Mocoa provocando numerosos muertos y heridos. Rezo por las víctimas y aseguro nuestra cercanía a cuantos lloran la desaparición de sus seres queridos, y agradezco a todos los que están trabajando para prestar socorro.  Tambien siguen llegando noticias de sangrientos enfrentamientos armados en la región de Kasai en la República Democrática del Congo, enfrentamientos que están causando víctimas y desplazamientos y que también afectan a las personas y propiedades de la Iglesia: iglesias, hospitales, escuelas. Aseguro mi cercanía a esta nación, y los exhorto a todos a rezar por la paz, para que los corazones de los artífices de este tipo de crímenes no permanezcan esclavos del odio y de la violencia, porque siempre el odio y la violencia destruyen. Además, sigo con gran atención lo que está ocurriendo en Venezuela y Paraguay. Rezo por aquellas poblaciones, muy queridas para mí, e invito a todos a perseverar sin descanso, evitando cualquier tipo de violencia, en la búsqueda de soluciones políticas. (Griselda Mutual – Radio Vaticano)   (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Hay quienes sin quedarse atrapados en las ruinas reconstruyen con paciencia y esperanza, dijo el Papa en Carpi

Dg, 02/04/2017 - 1:13pm
(Radio Vaticana).- "Ahí todo parece terminado: la tumba está cerrada y la piedra es grande; entorno solo llanto y desolación", "Se puede estar de parte del sepulcro o se puede estar de parte de Jesús. Hay quienes se dejan encerrar por la tristeza y quien se abre a la esperanza. Hay quienes se quedan atrapados en las ruinas de la vida, y quienes, como ustedes, con la ayuda de Dios, reconstruye con paciente esperanza". dijo el Papa en Carpi, haciendo un parangón entre la muerte de Lázaro y los terromotos sufridos por la región. Carpi, en Italia, la diócesis más golpeada por los terremotos del 2012, recibió a Francisco despues de una semana de la reapertura de la Catedral restaurada y abierta al culto. Carpi y toda la región Emilia-Romagna sufrió víctimas humanas y una enorme devastación también en los edificios sacros. Pero no se dejaron llevar por la desesperación y se dedicaron a la restauración, como dijo Francisco en la homilía: "También a nosotros, hoy como entonces, Jesús nos dice: "Quítate la piedra." Por cuan pesado sea el pasado, grande el pecado, fuerte la vergüenza, nunca bloqueemos el ingreso al Señor. Quitemos delante de Él aquella piedra que le impide entrar: este es el tiempo favorable para remover nuestro pecado , nuestro apego a las vanidades del mundo, el orgullo que nos bloquea el alma. Visitados y liberados por Jesús, pidamos la gracia de ser testigos de vida en este mundo que tiene sed, testigos suscitan y resucitan la esperanza de Dios en los corazones cansados ​​y abrumados por la tristeza. Nuestro anuncio es la alegría del Señor viviente". "La vida siempre vence" es el logo de la reapertura de la catedral de Carpi el 26 de marzo de 2017 creada en el año 751 y ha sido visitada por Juan Pablo II y Benedicto. La visita de Papa Francisco es un signo de esperanza para las poblaciones golpeadas por los terremotos, el restauro de la catedral y otros edificios indica que la reconstrucción es posible y que no debemos dejarnos llevar ni siquiera por la desesperación ante "un mal oscuro y antiguo". jesuita Guillermo Ortiz Texto de la homilía del Papa pronunciada en Carpi Las Lecturas de hoy nos hablan del Dios de la vida, que vence la muerte. Detengámonos, en particular, sobre el último de los signos milagrosos que Jesús realiza antes de su Pascua, en el sepulcro de su amigo Lázaro. Ahí todo parece terminado: la tumba está cerrada y la piedra e grande; entorno solo llanto y desolación. También Jesús está estremecido por el misterio dramático de la perdida de una persona querida: “Se conmovió profundamente” y estaba “muy turbado” (Jn, 11,33). Después “estalló en llanto” (v. 35) y fue al sepulcro, dice el Evangelio, “todavía conmovido una vez más” (v. 38). Y este es el corazón de Dios: lejano del mal pero cercano a quien sufre; no hace desaparecer el mal mágicamente, sino que comparte el sufrimiento, lo hace propio y lo transforma habitándolo. Pero notemos que, en medio de la desolación general por la muerte de Lázaro, Jesús no se deja llevar por el desánimo, Jesús no se deja transportar por la desesperación . Aun sufriendo Él mismo, pide que se crea firmemente; no se cierra en el llanto, sino que conmovido se pone en camino hacia el sepulcro. No se deja capturar del ambiente emotivo resignado que lo circunda, sino que reza con confianza y dice: “Padre, ti doy gracias” (v. 41). Así, en el misterio del sufrimiento, frente al cual el pensamientos y el progreso se rompen como moscas sobre el vidrio, Jesús nos ofrece el ejemplo de cómo comportarse: no huye del sufrimiento, que pertenece a esta vida, pero no se deja aprisionar por el pesimismo. En torno al sepulcro se realiza así un gran encuentro-desencuentro. Por una parte está la gran desilusión, la precariedad de nuestra vida mortal que, atravesada por la angustia de la muerte, experimente muy seguido la derrota, una oscuridad interior que parece insuperable. Nuestra alma, creada para la vida, sufre sintiendo que su sed de eterno bien es oprimido por un mal antiguo y oscuro . Por una parte es ésta derrota del sepulcro. Pero de la otra parte está la esperanza que vence la muerte y el mal y que tiene un nombre; la esperanza se llama: Jesús. Él no trae un poco de bienestar o algún remedio para alargar la vida, pero proclama: “Yo soy la resurrección y la vida; quien cree en mí aunque muera, vivirá” (v. 25). Por esto dice: “quiten la piedra”(v. 39) y a Lázaro grita con voz fuerte: “Sal fuera” (v. 43). Queridos hermanos y hermanas, también nosotros estamos invitados a decidir de qué parte estar. Se puede estar de parte del sepulcro o se puede estar de parte de Jesús. Hay quienes se dejan encerrar por la tristeza y quien se abre a la esperanza. Hay quienes se quedan atrapados en las ruinas de la vida, y quienes, como ustedes, con la ayuda de Dios, reconstruye con paciente esperanza. Frente a los grandes "por qué" de la vida tenemos dos caminos: quedarse mirando melancólicamente las tumbas de ayer y de hoy, o acercar a Jesús a nuestros sepulcros. Sí, porque cada uno de nosotros tiene un pequeño sepulcro, un área un poco muerta dentro del corazón: una herida, mal sufrido o realizado, un rencor que no amainó, un remordimiento que regresa constantemente, un pecado que no se puede superar. Identifiquemos hoy estos nuestros pequeños sepulcros que tenemos dentro y allí invitemos a Jesús. Es extraño, pero a menudo preferimos estar solos en las grutas oscuras que llevamos dentro, en vez de invitar a Jesús ; estamos tentados de buscar siempre a nosotros mismos, dando vueltas y hundiéndonos en la angustia, lamiéndonos las heridas, en lugar de ir a Él, que nos dice: "Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré." (Mt 11:28). No nos dejemos aprisionar por la tentación de quedarnos solos y desesperanzados sintiendo lástima por nosotros mismos por lo que nos sucede; no cedamos a la lógica inútil y no concluyente del miedo, repitiendo resignados que todo está mal y nada es como antes. Esta es la atmósfera del sepulcro; el Señor, en cambio, quiere abrir el camino de la vida, aquel  del encuentro con Él, de la confianza en Él, de la resurrección del corazón. La vía del "Levántate", ¡levántate, sal!, esto es lo que nos dice el Señor, y Él está al lado nuestro para hacerlo. Sentimos entonces, dirigidas a cada uno de nosotros, las palabras de Jesús a Lázaro: "¡Sal!"; sal del atasco de la tristeza sin esperanza; disuelve las vendas de miedo que obstruyen el camino; los lazos de las debilidades y de las preocupaciones que te bloquean, repite que Dios desata los nudos. En el seguimiento de Jesús aprendemos a no atar nuestras vidas en torno a los problemas que se enredan : siempre habrá problemas, siempre, y, cuando resolvemos uno, puntualmente llega otro. Podemos, sin embargo, encontrar una nueva estabilidad, y esta estabilidad es precisamente Jesús,esta estabilidad se llama: Jesús, que es la resurrección y la vida: con él la alegría habita en el corazón, renace la esperanza, el dolor se transforma en paz, el temor en confianza, la prueba en ofrenda de amor. Y aunque los pesos no faltarán, siempre estará su mano que levanta, su Palabra que alienta y nos dice a todos, a cada uno de nosotros: "¡Sal! ¡Ven a mí! ". Nos dice a todos: no tengais miedo.  También a nosotros, hoy como entonces, Jesús nos dice: "Quítate la piedra." Por cuan pesado sea el pasado, grande el pecado, fuerte la vergüenza, nunca bloqueemos el ingreso del Señor. Quitemos delante de Él aquella piedra que le impide entrar: este es el tiempo favorable para remover nuestro pecado, nuestro apego a las vanidades del mundo, el orgullo que nos bloquea el alma. Tantas enemistades entre nosotros, en las familias, tantas cosas... y este es el tiempo favorable para remover todas estas cosas.  Visitados y liberados por Jesús, pidamos la gracia de ser testigos de vida en este mundo que tiene sed, testigos suscitan y resucitan la esperanza de Dios en los corazones cansados ​​y abrumados por la tristeza. Nuestro anuncio es la alegría del Señor viviente, que aún hoy dice, como a Ezequiel: "Yo voy a abrir las tumbas de ustedes, los haré salir de ellas, y los haré volver, pueblo mío, a la tierra de Israel" (Ez 37,12). (Griselda Mutual y jesuita Guillermo Ortiz - Radio Vaticana)     (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Papa: como hermano, padre y amigo pido que huyan del carrerismo. Audiencia al Pontificio Colegio español

Ds, 01/04/2017 - 4:24pm
El Santo Padre puso en guardia contra el carrerismo y contra el academicismo clerical y señaló que un presbiterio que no mantiene la unidad «de hecho echa a Dios» (RV).- El Papa Francisco recibió a la comunidad del Pontificio Colegio español de San José de Roma, encabezada por el Card. Ricardo Blázquez Pérez, presidente de la Conferencia Episcopal Española y co-patrono del Colegio, celebrando así el 125 aniversario de su fundación, al haber nacido el 1º de abril de 1892, por obra del Beato Manuel Domingo y Sol, fundador de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos del Sagrado Corazón de Jesús. El Papa recordó la voluntad del Señor, con las palabras de Jesús: amar de todo corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas Con su gratitud a Dios por esta Institución, que nació con «la vocación de ser un referente para la formación del clero » y destacando que «formarse supone ser capaces de acercarse con humildad al Señor y preguntarle: ¿Cuál es tu voluntad? ¿Qué quieres de mí? Sabemos la respuesta, pero tal vez nos haga bien recordarla, para ello les propongo las tres palabras del Shemá con las que Jesús respondió al Levita: “amarás al Señor con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas” (Mc 12,30)». En la primera respuesta de Jesús, destacando que «amar de todo corazón, significa hacerlo sin reservas y sin dobleces», sin afán de éxito personal o de carrera, el Papa señaló que la caridad pastoral , supone «salir al encuentro del otro, comprendiéndolo, aceptándolo y perdonándolo de corazón», para reiterar luego la importancia de ser una comunidad , con la ayuda del Espíritu Santo y con el combate espiritual personal, «que no pasó de moda, sigue siendo actual como en los primeros tiempos de la Iglesia» . «Amar con toda el alma es estar dispuestos a ofrecer la vida». En la segunda respuesta de Jesús, señalando que «esta actitud debe persistir en el tiempo, y abarcar todo nuestro ser», como proponía el Fundador del Colegio, el Santo Padre destacó la importancia de la formación integral y del discernimiento que «lleva a la Resurrección y a la Vida» y «permite dar una respuesta consciente y generosa a Dios y a los hermanos». El Obispo de Roma afirmó asimismo que son cuatro las columnas de la formación : académica, espiritual, comunitaria y apostólica «No olviden que el diablo entra siempre por el bolsillo» «Finalmente, la tercera respuesta de Jesús, amar con todas las fuerzas, nos recuerda que allí donde está nuestro tesoro está nuestro corazón (cf. Mt 6,21), y que es en nuestras pequeñas cosas, seguridades y afectos, donde nos jugamos el ser capaces de decir que sí al Señor o darle la espalda como el joven rico», recordó el Papa, con la importancia de «estar más cerca de los pobres y débiles», y lo que pedía el Fundador del Pontificio Colegio español de San José y añadiendo un pedido suyo: «¡ Y , por favor, - y esto como hermano, como padre, como amigo- por favor, huyan del carrerismo eclesiástico: es una peste » (CdM – RV) Audio y texto completo del discurso del Papa: «Queridos hermanos y hermanas en el episcopado, queridos sacerdotes:             Quiero hacer llegar mi saludo a toda la comunidad del Pontificio Colegio Español de San José y agradecer al Señor Cardenal Ricardo Blázquez Pérez las amables palabras que, como co-patrono del Colegio, me ha dirigido en nombre de todos, en esta conmemoración. del 125 aniversario de su fundación. Doy gracias a Dios por la hermosa obra que instituyó el beato Manuel Domingo y Sol, fundador de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos del Sagrado Corazón de Jesús, y por la labor de los mismos durante todos estos años.             Esta Institución nació con la vocación de ser un referente para la formación del clero. Formarse supone ser capaces de acercarse con humildad al Señor y preguntarle: ¿Cuál es tu voluntad? ¿Qué quieres de mí? Sabemos la respuesta, pero tal vez nos haga bien recordarla, y para ello les propongo las tres palabras del Shemá con las que Jesús respondió al Levita: «amarás al Señor con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas» (Mc 12,30).             Amar de todo corazón, significa hacerlo sin reservas, y sin dobleces, sin intereses espurios, y sin buscarse a sí mismo en el éxito personal o en la carrera. La caridad pastoral supone salir al encuentro del otro, comprendiéndolo, aceptándolo y perdonándolo de todo corazón. Eso es caridad pastoral. Pero solos no es posible crecer en esa caridad. Por eso el Señor nos llamó para ser una comunidad, de modo que esa caridad congregue a todos los sacerdotes con un especial vínculo en el ministerio y la fraternidad. Para ello se necesita la ayuda del Espíritu Santo pero también el combate espiritual personal (cf. Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis, 87). Esto no pasó de moda, sigue siendo tan actual como en los primeros tiempos de la Iglesia. Se trata de un desafío permanente para superar el individualismo, y vivir la diversidad como un don, buscando la unidad del presbiterio, que es signo de la presencia de Dios en la vida de la comunidad. Presbiterio que no mantiene la unidad, de hecho, echa a Dios de su testimonio. No es testimonio de la presencia de Dios. Lo manda afuera. De ese modo, reunidos en nombre del Señor, especialmente cuando celebran la Eucaristía, manifiestan incluso sacramentalmente que él es el amor de su corazón.             Segundo: amar con toda el alma. Es estar dispuestos a ofrecer la vida. Esta actitud debe persistir en el tiempo, y abarcar todo nuestro ser. Así lo proponía el Fundador del Colegio: «[Señor] te ofrezco y pongo a tu disposición mi cuerpo, mi alma, mi memoria, entendimiento, y voluntad, mi salud y hasta mi vida» (Escritos III, vol. 6, doc. 111, p. 1). Por lo tanto, la formación de un sacerdote no puede ser únicamente académica, aunque esta sea muy importante y necesaria, sino que ha de ser un proceso integral, que abarque todas las facetas de la vida. La formación ha de servirles para crecer y, al mismo tiempo, para acercarse a Dios y a los hermanos. No pueden conformarse Por favor, no se conformen con conseguir un título, sino ser sean discípulos a tiempo completo para «anunciar el mensaje evangélico de modo creíble y comprensible al hombre de hoy» (Ratio, 116). A este punto, es importante crecer en el hábito del discernimiento, que les permita valorar cada instante y moción, incluso lo que parece opuesto y contradictorio, y cribar lo que viene del Espíritu; una gracia que debemos pedir de rodillas. Sólo desde esta base, a través de las múltiples tareas en el ejercicio del ministerio, podrán formar a los demás en ese discernimiento que lleva a la Resurrección y a la Vida, y les permite dar una respuesta consciente y generosa a Dios y a los hermanos (cf. Encuentro con los sacerdotes y consagrados - Milán, 25 marzo 2017). Yo decía que la formación de un sacerdote no puede ser únicamente académica y conformarse con esto solo. De ahí nacen todas las ideologías que apestan a la Iglesia, de un signo o de otro, del academicismo clerical. Son cuatro columnas que tienen que tener la formación: formación académica, formación espiritual, formación comunitaria y formación apostólica. Y las cuatro se tienen que interactuar. Si falta una de ellas, ya empieza a renquear la formación y termina paralítico el cura. Así que, por favor, las cuatro juntas e interactuándose.             Finalmente, la tercera respuesta de Jesús, amar con todas las fuerzas, nos recuerda que allí donde está nuestro tesoro está nuestro corazón (cf. Mt 6,21), y que es en nuestras pequeñas cosas, seguridades y afectos, donde nos jugamos el ser capaces de decir que sí al Señor o darle la espalda como el joven rico. No se pueden contentar con tener una vida ordenada y cómoda, que les permita vivir sin preocupaciones, sin sentir la exigencia de cultivar un espíritu de pobreza radicado en el Corazón de Cristo que, siendo rico, se ha hecho pobre por nuestro amor (cf. 2 Co 8,9) o, como dice el texto, para enriquecernos a nosotros. Se nos pide adquirir la auténtica libertad de hijos de Dios, en una adecuada relación con el mundo y con los bienes terrenos, según el ejemplo de los Apóstoles, a los que Jesús invita a confiar en la Providencia y a seguirlo sin lastres ni ataduras (cf. Lc 9,57-62; Mc 10,17-22). No se olviden de esto: el diablo siempre entra por el bolsillo, siempre. Además, es bueno aprender a dar gracias por lo que tenemos, renunciando generosa y voluntariamente a lo superfluo, para estar más cerca de los pobres y de los débiles. El beato Domingo y Sol decía que para socorrer la necesidad se debía estar dispuestos a «vender la camisa». Yo no les pediré tanto: curas descamisados no, simplemente que sean testigos de Jesús, a través de la sencillez y la austeridad de vida, para llegar a ser promotores creíbles de una verdadera justicia social (cf. Juan Pablo II, Pastores dabo vobis, 30). Y, por favor –y esto como hermano, como padre, como amigo– por favor, huyan del carrerismo eclesiástico: es una peste. Huyan de eso.             Queridos superiores, colegiales y exalumnos de este Colegio Español de San José: confiemos al santo Patriarca, Protector de la Iglesia, sus preocupaciones y proyectos, que él los acompañe, junto a María Santísima, invocada por la tradición del Colegio como Madre Clementísima, para que puedan crecer en sabiduría y gracia, y ser discípulos amados del Buen Pastor. Que Dios los bendiga».   (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Ser evangelizados para evangelizar: fin esencial de una institución universitaria católica, lo recuerda el Papa a la PUCP

Ds, 01/04/2017 - 2:05pm
(RV).- En el marco de la inauguración del año académico de la Pontificia Universidad Católica del Perú, el pasado viernes 24 de marzo, el cardenal Giuseppe Versaldi, Prefecto de la Congregación para la Educación Católica y Gran Canciller de esa Universidad, comunicó el saludo y la Bendición Apostólica del Papa Francisco a toda la comunidad estudiantil. En su mensaje, firmado el 19 de marzo, el Papa recuerda que la efeméride de la Pontifica Universidad Católica del Perú ofrece la posibilidad de reflexionar sobre la naturaleza y la finalidad de esa ya centenaria institución. “Se trata ante todo de una comunidad, lo que supone reconocerse miembros de una misma familia, que comparten una historia común fundada en unos mismos principios que la originaron y que la mueven”, escribe el Pontífice, añadiendo que la Pontificia Universidad Católica del Perú “tiene el desafío de buscar y anhelar los fines esenciales de una institución universitaria católica”; es decir la de “ser evangelizados para evangelizar”. Francisco  finaliza su carta encomendando a la Virgen María, Trono de la Sabiduría, los proyectos y desafíos que tiene la Pontificia Universidad Católica del Perú, así como también ruega al Señor por cuantos forman esa Comunidad educativa, sus familias y sus seres queridos.   Texto completo de la carta del Papa Francisco a la PUCP   Al Señor Cardenal Giuseppe Versaldi Gran Canciller de la Pontificia Universidad Católica del Perú Vaticano, 19 de marzo de 2017 Querido hermano: Me es grato saludarlo y a través suyo a cuántos conforman la Pontificia Universidad Católica del Perú, con motivo del primer centenario de esa Institución. Me uno a ustedes en acción de gracias al Señor por todos los beneficios recibidos de su infinita bondad durante estos años dedicados al servicio de la Iglesia y de la sociedad de ese querido País. Esta grata efeméride, nos ofrece la posibilidad de reflexionar sobre la naturaleza en la finalidad de esa Universidad. En sus Estatutos se define como una “comunidad de maestros, alumnos y graduados dedicada a los fines esenciales de una institución universitaria católica” (Art. 1°). En esta formulación ya se encuentra sintetizado todo un proyecto, no sólo educativo sino también de vida. Se trata, ante todo, de una comunidad, porque supone reconocerse miembros de una misma familia, que comparten una historia común fundada en unos mismos principios que la originaron y que la mueven. La comunidad se forma y se consolida cuando se camina juntos y unidos, valorando el legado que han recibido y que deben custodiar, haciéndolo vida en el mundo presente y trasmitiéndolo a las nuevas generaciones. Es innegable que los fundadores de ese Centro educativo lanzaron una propuesta valiente al servicio de la sociedad peruana y de la Iglesia. Es una llamada a la apertura hacia otras culturas y realidades; si se encierra en sí mismo, contemplando sólo su saber y logros, estará abocado al fracaso. Sin embargo, conocer el pensamiento y las costumbres de otros nos enriquece, y nos estimula a su vez a profundizar en nosotros mismos para poder entablar un diálogo serio y fructuoso con el medio que nos rodea. Asimismo, es una comunidad que está formada por maestros, alumnos y graduados. Los roles son diferentes pero todos ellos necesitan del otro para ejercerlos auténticamente. El Maestro es uno, nuestro Señor (cf. Mt 23,8; Jn 13,13); y quien está llamado a enseñar tiene que hacerlo desde la imitación de Jesús, buen Maestro, que salía a sembrar cada día con su palabra, y era paciente con los que le seguían y humilde en el trato con ellos. Si contemplamos su ejemplo, caemos en la cuenta de que para enseñar se tiene antes que aprender, siendo discípulo. Este último es el que sigue el ejemplo de su maestro y está atento a sus enseñanzas para poder superarse y ser mejor. Esta tensión interior ayuda a reconocerse humildes y necesitados de la gracia divina para poder fructificar los talentos recibidos. Enseñar y aprender es un proceso lento y minucioso, que necesita atención y un amor constante, pues está colaborando con el Creador a dar forma a la obra de sus manos. A través de esta tarea “sagrada”, se fomenta el conocimiento y la fructificación de la perfección y bondad que hay en toda criatura querida por Dios y que es un reflejo de la sabiduría y bondad infinita de Dios (cf. Laudato si’, 69). En esto cometido, todos -profesores, alumnos y egresados- son necesarios. Cada uno aporta a la competencia de su saber y lo específico de su vocación y vida, para que ese centro de estudios brille no sólo en su excelente académica, sino también como escuela de humanidad. Por último, esta comunidad tiene el desafío de buscar y anhelar los fines esenciales de una institución universitaria católica; es decir, ser evangelizados para evangelizar. Todo cristiano ha sido conquistado por el Señor y de ese encuentro se transforma en testigo. El aprendizaje de conocimientos no basta, se requiere llevarlos a la vida, siendo fermento en medio de la masa. Somos discípulos misioneros y estamos llamados a convertirnos en un evangelio viviente. A través del ejemplo de nuestra vida y de nuestras buenas obras, estaremos testimoniando a Cristo, para que el corazón del hombre pueda cambiar y transformarse en una criatura nueva. Esa Institución, con todos sus miembros, tiene que afrontar el reto de salir al encuentro del hombre y la mujer de hoy, llevando una palabra auténtica y segura. Para lograr este fin se debe buscar ardientemente con rigor la verdad, así como su adecuada transmisión, colaborando de ese modo a la promoción de la persona humana y a la construcción de la sociedad (cf. Juan Pablo ii, Const. Ap. Ex corde Ecclesiae, 2). Esa Universidad, que en conformidad con su origen, historia y misión, tiene un vínculo especial con el Sucesor de Pedro y, en comunión con él con la Iglesia Universal, habrá logrado sus objetivos si puede llevar al tejido social esas dosis de profesionalismo y humanidad, que son propias del cristiano que ha sabido buscar con pasión esa síntesis entre la fe y la razón. Encomiendo a Nuestra Madre la Virgen María, Trono de la Sabiduría, los proyectos y desafíos que tiene esa Pontificia Universidad Católica del Perú, como también ruego al Señor por cuantos forman esa Comunidad educativa, sus familias y sus seres queridos; les pido que no se olviden de rezar por mí, y les imparto la Bendición Apostólica. Francisco (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Logo del Viaje del Papa Francisco a Egipto: “Un Pontífice de paz en un País de paz”

Dv, 31/03/2017 - 8:26pm
(RV).- “El Papa de paz en Egipto de paz”, es el lema que acompañará el Viaje Apostólico del Papa Francisco en Egipto, en programa del 28 al 29 de abril próximo. Asimismo, la Iglesia católica egipcia ha dado a conocer el logo de la Visita del Santo Padre. El logo de este Viaje presenta tres elementos principales: Egipto, el Papa y la paz que se encuentran también presentes en el lema de la Visita. Egipto está representado por el río Nilo, símbolo de la vida, junto a las pirámides y a la esfinge que simbolizan la historia de la civilización de este país. La Cruz y la Medialuna que resaltan al centro del logo, además, representan la coexistencia entre los diferentes componentes del pueblo egipcio. En el logo, también está presente la paloma, que representa la paz, el don más alto al cual tiende todo ser humano y también el saludo de las religiones monoteístas. Finalmente, la paloma precede al Papa Francisco para anunciar su llegada como Pontífice de paz en un País de paz. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Católicos y protestantes imploremos a Dios el don de la reconciliación y la unidad, aliento del Papa

Dv, 31/03/2017 - 4:54pm
(RV).- Con su cordial bienvenida a los participantes en el Encuentro «Lutero: 500 años después» , organizado por el Pontificio Comité de Ciencias Históricas, el Papa Francisco destacó, en primer lugar, su alegría y gratitud a Dios, acompañada por cierto estupor, señalando que, hasta no hace mucho tiempo, «hubiera sido impensable» un encuentro así: «Hablar de Lutero, católicos y protestantes juntos, por iniciativa de un organismo de la Santa Sede: tocamos con mano, verdaderamente los frutos de la acción del Espíritu Santo , que supera toda barrea y transforma los conflictos en oportunidades de crecimiento en la comunión». Haciendo hincapié en que « Del conflicto a la comunión es precisamente el título del documento de la Comisión Luterano-Católico Romana sobre la Unidad», ante la conmemoración conjunta del V centenario del comienzo de la Reforma de Lutero, el Papa subrayó la importancia de enfocar juntos esos cinco siglos: «Profundizar seriamente sobre la figura de Lutero y su crítica contra la Iglesia de su tiempo y el papado contribuye ciertamente a superar ese clima de mutua desconfianza y rivalidad, que caracterizó, durante demasiado tiempo en el pasado, las relaciones entre católicos y protestantes. El estudio atento y riguroso, libre de prejuicios y de polémicas ideológicas, permite a las Iglesias, hoy en diálogo, discernir y asumir todo lo positivo y legítimo que hubo en la Reforma, así como distanciarse de los errores, exageraciones y fracasos, reconociendo los pecados que llevaron a la división». Conscientes de que el pasado no se puede cambiar, afianzados en los cincuenta años de diálogo ecuménico entre católicos y protestantes, el Papa Francisco reiteró su aliento y anhelo de impulsar el diálogo y de orar por la reconciliación y la unidad: « Hoy, como cristianos, estamos llamados todos a liberarnos de prejuicios sobre la fe que los otros profesan, con un acento y un lenguaje distintos, a intercambiarnos mutuamente el perdón, por las culpas de quienes nos han precedido,  y a invocar juntos a Dios implorando el don de la reconciliación y la unidad». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

El Óbolo de San Pedro entra en las Redes Sociales

Dj, 30/03/2017 - 6:13pm
(RV).- El Óbolo de San Pedro entra en las Redes Sociales y abre sus cuentas en Twitter e Instagram. Lo anuncia en un comunicado la Secretaría de Estado Vaticano, y explica el objetivo del lanzamiento de las plataformas: aquel de dialogar con quien quiere ayudar a los más necesitados y dar a conocer tanto las obras de caridad que se realizan gracias a la solidaridad de los fieles de todo el mundo: religiosos, laicos, empresas, entes o fundaciones, como también de las instituciones que colaboran estrechamente con el Papa en el ejercicio de su misión. Tras el lanzamiento en el pasado mes de noviembre de una nueva página internet, www.obolodisanpietro.va , ahora, - se explica en el comunicado - este antiguo departamento de solidaridad llega también a las Redes sociales, pues desde el primero de marzo, se han activado las cuentas del Óbolo en Twitter e Instagram, que nacen con el objetivo de establecer junto con los católicos de todo el mundo, una comunicación directa, auténtica, transparente y participativa con quien quiere ayudar a los más necesitados. En Twitter, el Óbolo de San Pedro está presente con tres cuentas distintas según la lengua: italiana, inglesa y española, mientras que en Instagram la cuenta es única.   La Secretaría de Estado Vaticano explica el contenido: en ambas plataformas se comparten cada día los mensajes del Pontífice publicados en la página oficial del Óbolo, junto a imágenes, pensamientos y reflexiones sobre las obras de caridad puestas en marcha por la Santa Sede a través de esta histórica iniciativa de caridad cristiana. Como se lee en uno de los tweets publicados para inaugurar la apertura de la cuenta «la misericordia es moverse al unísono, y salir al encuentro de las necesidades de los que carecen de todo». Este es el espíritu que mueve al Óbolo de San Pedro a sostener pequeños y grandes proyectos en todo el mundo, como la creación de un hospital pediátrico en Bangui, Centroáfrica, la colecta pedida por el Papa para aliviar el dolor del pueblo ucraniano y el respaldo a la primera universidad católica en tierra jordana.  Nacidas por voluntad de la Santa Sede y como fruto de la estrecha colaboración entre la Secretaría de Estado, la Secretaría para la Comunicación y el Gobernatorato del Estado de la Ciudad del Vaticano, las tres cuentas de Twitter «Obolo di San Pietro: @obolus_it»; «Obolo de San Pedro: @obolus_es»; «Peter’s Pence: @obolus_en» y la de Instagram «Obolus: obolus_va», están ya prontas para recibir como follower a los católicos de todo el mundo movidos por un idéntico propósito de misericordia: #movingMercy. (GM - RV)   (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Papa: Los ídolos nos esclavizan, sólo Dios nos ama de verdad

Dj, 30/03/2017 - 3:37pm
(RV).- Estar atentos para no perseguir fantasías y falsos ídolos, sólo Dios nos ama como un padre y nos espera siempre. Lo subrayó el Santo Padre Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. Al comentar la Primera Lectura, tomada del Libro del Éxodo, el Pontífice se refirió al amor de Dios por su pueblo, a pesar de su infidelidad. Mientras también hoy – dijo el Papa – nos hará bien preguntarnos si nos alejamos del Señor para perseguir a los ídolos y la mundanidad. Dios soñó a su pueblo, pero éste lo decepcionó El Papa Francisco se detuvo sobre el “sueño y las decepciones de Dios”. El pueblo – dijo – “es el sueño de Dios. Que soñaba porque amaba”. Pero aquel pueblo traiciona los sueños del Padre y así Dios “comienza a sentir la decepción”. Y pide a Moisés que baje del monte al que había subido para recibir la Ley. El pueblo “no tuvo paciencia para esperar a Dios” durante tan sólo cuarenta días. Hicieron un becerro de oro. Un dios “para divertirse” y se “olvidaron de Dios, que los ha salvado”. En el corazón del hombre siempre está la tentación de ser infiel a Dios El profeta Baruc – recordó el Obispo de Roma – “tiene una frase que representa bien a este pueblo: ‘Se olvidaron de quien los ha criado”: “Olvidar a Dios que nos ha creado, que nos hizo crecer, que nos ha acompañado en la vida: ésta es la desilusión de Dios. Y tantas veces en el Evangelio, Jesús en las Parábolas, habla de aquel hombre que prepara una viña y después fracasa, porque los obreros querían tomarla para ellos. En el corazón del hombre, ¡está siempre esta inquietud! No está satisfecho de Dios, del su amor fiel. El corazón del hombre está orientado siempre hacia la infidelidad. Y ésta es la tentación”. Dios está “decepcionado” por la infidelidad de su pueblo que persigue a los ídolos De modo que Dios, “por medio de un profeta, reprocha a este pueblo” que “no tiene constancia, no sabe esperar, se ha pervertido”, se aleja del Dios verdadero y busca a otro dios: “Y está la decepción de Dios: la infidelidad del pueblo… Y también nosotros somos pueblo de Dios y conocemos bien cómo es nuestro corazón, y cada día debemos retomar el camino para no resbalar lentamente hacia los ídolos, hacia las fantasías, hacia la mundanidad, hacia la infidelidad. Creo que hoy nos hará bien pensar en el Señor decepcionado: ‘Dime, Señor, ¿tú te sientes decepcionado por mí?’. En algo sí, seguramente. Pensar y hacer esta pregunta”. En Cuaresma preguntémonos si nos hemos alejado de Dios Él – afirmó el Papa – “tiene un corazón tierno, un corazón de padre”. Y recuerda también cuando Jesús lloró por Jerusalén. Preguntémonos – dijo además –  “¿Dios llora por mí” y si “se siente decepcionado por mí?”. Y también si “¿me he alejado del Señor?”. “¿Cuántos ídolos tengo – añadió Francisco – que no soy capaz de quitarme de encima, que me esclavizan? Esa idolatría que tenemos dentro… Y Dios llora por mí”: “Pensemos hoy en esta decepción de Dios que nos ha hecho por amor, mientras nosotros vamos a buscar amor, bienestar, queremos pasarla bien en otras partes y no en el amor de Él. Nos alejamos de este Dios que nos ha creado. Y este es un pensamiento de Cuaresma. Nos hará bien. Y esto, hacerlo todos los días; un pequeño examen de conciencia: ‘Señor, tú que has tenido tantos sueños sobre mí, yo sé que me he alejado, pero dime dónde, cómo, para volver…’. Y la sorpresa será que Él siempre nos espera, como el padre del hijo pródigo, que lo vio llegar desde lejos, porque lo esperaba”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Vayan al encuentro de la humanidad herida y descartada: el Papa a los padres Somascos

Dj, 30/03/2017 - 3:06pm
(RV).- "Los aliento a permanecer fieles a la inspiración originaria y a ponerse 'en salida' para ir hacia la humanidad herida y descartada, con elecciones evangélicamente eficaces que nacen de la capacidad de mirar el mundo con los ojos de Cristo": con estas palabras el Papa Francisco se dirigió a los 50 participantes en el Capítulo General de la Orden de los Clérigos Regulares Somascos, a quienes recibió en audiencia en la mañana de este jueves en el Vaticano. Recordando la figura de San Jerónimo Emiliani, el Pontífice instó a los presentes en la Sala del Consistorio a seguir la inspiración originaria del fundador de la Orden, que tuvo el ideal de “reformar la Iglesia a través de las obras de caridad”, con “un método educativo fuertemente centrado en la persona y en su dignidad”, ocupándose de los últimos de la sociedad, en especial de los huérfanos y de la juventud abandonada . “Y hablando de huérfanos - agregó Francisco - hoy existen nuevos ‘medio-huérfanos’ : jóvenes y niños que vienen solos a nuestras tierras y tienen necesidad de parternidad y maternidad. Quisiera subrayar esto: en las embarcaciones tantos vienen solos y necesitan esto. Esta es también es vuestra tarea”. Haciendo referencia a la realidad actual de la orden y a la cuestión de su fisonomía internacional e intercultural en relación al servicio de los pobres, el Obispo de Roma los alentó a “ser atentos a las diversas formas de marginalidad en las periferias geográficas y existenciales. “No tengan miedo de ‘dejar los odres viejos’ afrontando la transformación de las estructuras, en donde resulte útil, para un servicio más evangélico y coherente con el carisma original”, les dijo, destacando cómo las estructuras, en ciertos casos, dan falsa protección y frenan el dinamismo de la caridad . El Pontífice prodigó también palabras de aliento por el trabajo de formación de catequistas llevado a cabo por los padres Somascos, definiéndolo “un servicio muy valioso a las Iglesias locales, en comunión con los pastores y en unión con toda la Iglesia”. “También el diálogo ecuménico necesita de vuestro aporte”, agregó Francisco, notando que “el camino de la unidad es largo y necesita de la escucha paciente de lo que el Espíritu Santo dice a las Iglesias en particular a las comunidades eclesiales en Asia y África, en las cuales – destacó – ustedes obran con ardor apostólico”. Prosigan y desarrollen la obra inspirada por Dios a San Jerónimo Emiliani, “Patrono universal de los huérfanos y de la juventud abandonada”, prosiguió el Papa, deseando a los padres Somascos “que un renovado ardor misionero los empuje a dedicarse al servicio del Reino de Dios a través de la educación de los jóvenes, para que crezcan firmes en la fe, libres y responsables, valientes en el testimonio y generosos en el servicio. Lleven adelante su camino de seguimiento y su dinamismo apostólico – alentó el Pontífice – rico de múltiples obras y siempre abierto a nuevas expresiones”. (MCM-RV)   (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Carta del Papa Francisco para el IX Encuentro Mundial de la Familia Dublín 2018

Dj, 30/03/2017 - 2:21pm
(RV).- Se hizo pública la Carta del Papa, con motivo de la cita de las familias católicas de todo el mundo, que como él mismo anunció en el precedente Encuentro Mundial de las Familias, Filadelfia 2015, tendrá lugar en la capital de la República de Irlanda del 21 al 26 de agosto de 2018, con el lema: «El Evangelio de la familia: alegría para el mundo» . Con su misiva - dirigida al Card. Kevin Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida - el Obispo de Roma desea ofrecer algunas indicaciones sobre el tema elegido para el encuentro de Dublín, con el anhelo de que las familias profundicen y compartan su reflexión sobre los contenidos de la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris laetitia . Preguntas y respuestas de aliento y esperanza del Papa: la familia sigue siendo una buena noticia para el mundo de hoy «Nos podríamos preguntar: ¿El Evangelio sigue siendo alegría para el mundo? Y también: ¿La familia sigue siendo una buena noticia para el mundo de hoy?», escribe el Papa Francisco para luego responder: « ¡Yo estoy seguro de que sí! Y este “sí” está firmemente fundado en el plan de Dios. El amor de Dios es su “sí” a toda la creación y al corazón de la misma, que es el hombre. Es el “sí” de Dios a la unión entre el hombre y la mujer, abierta a la vida y al servicio de ella en todas sus fases; es el “sí” y el compromiso de Dios con una humanidad a menudo herida, maltratada y dominada por la falta de amor. La familia, por lo tanto, es el “sí” del Dios Amor. Sólo partiendo del amor la familia puede manifestar, difundir y regenerar el amor de Dios en el mundo. Sin amor no se puede vivir como hijos de Dios, como cónyuges, padres y hermanos». Tras «hacer hincapié en la importancia de que las familias se pregunten a menudo si viven a partir del amor, por el amor y en el amor», el Papa invita a «toda la Iglesia» a recordar sus indicaciones en el camino de preparación pastoral para el Encuentro Mundial de Dublín. Y, con un pensamiento especial para esa arquidiócesis y para toda la querida nación irlandesa desea que el Señor recompense desde ahora su generosa hospitalidad y compromiso. La Carta pontificia lleva la fecha del 25 de Marzo, Solemnidad de la Anunciación a María, de 2017. (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Catequesis del Papa: “Con la esperanza en las promesas de Dios, abramos nuestros corazones a la fe”

Dc, 29/03/2017 - 1:16pm
(RV).- “Nuestra esperanza no se apoya en razonamientos, previsiones o cálculos humanos; y se manifiesta ahí donde no hay más esperanza, donde no hay nada más en que esperar, justamente como sucedió con Abraham, ante su muerte inminente y la esterilidad de su mujer Sara. Porque la esperanza hunde sus raíces en la fe, y justamente por esto es capaz de ir más allá de toda esperanza. Sí, porque no se funda en nuestra palabra, sino en la Palabra de Dios”, con estas palabras el Papa Francisco explicó en la Audiencia General del último miércoles de marzo, la estrecha relación que hay entre la fe y la esperanza. Continuando su ciclo de catequesis sobre “la esperanza”, el Obispo de Roma dijo que, el Apóstol Pablo hoy, en el capítulo 4 de la Carta a los Romanos, nos dice que Abraham, “apoyado en la esperanza, creyó contra toda esperanza”. “De hecho – señaló el Pontífice – estamos acostumbrados a reconocer en Abraham a nuestro padre en la fe; hoy el Apóstol nos hace comprender que Abraham es para nosotros también padre de la esperanza, y esto porque en su historia – agregó el Papa – podemos ya aprehender un anuncio de la Resurrección, de la vida nueva que vence el mal y la muerte”. Porque, el Dios que se revela a Abraham es el Dios que salva, el Dios que nos saca de la desesperación y de la muerte, el Dios que nos llama a la vida. “En la historia de Abraham – afirma el Obispo de Roma – todo se convierte en un himno al Dios que libera y regenera, todo se hace profecía. Y lo hace para nosotros, para nosotros que ahora reconocemos y celebramos el cumplimiento de todo esto en el misterio de la Pascua”. Y de verdad entonces Abraham puede bien llamarse «padre de muchos pueblos», en cuanto resplandece como anuncio de una humanidad nueva rescatada por Cristo del pecado y de la muerte e introducida una vez para siempre en el abrazo del amor de Dios. Texto completo de la catequesis del Papa Francisco Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! El pasaje de la Carta de San Pablo a los Romanos que hemos apenas escuchado nos da un gran don. De hecho, estamos acostumbrados a reconocer en Abraham a nuestro padre en la fe; hoy el Apóstol nos hace comprender que Abraham es para nosotros padre de la esperanza; no sólo padre en la fe, sino padre en la esperanza. Y esto porque en su historia podemos ya aprehender un anuncio de la Resurrección, de la vida nueva que vence el mal y la misma muerte. En el texto se dice que Abraham creyó en Dios «que da vida a los muertos y llama a la existencia a las cosas que no existen» (Rom 4,17); y luego se precisa: «Su fe no flaqueó, al considerar que su cuerpo estaba como muerto y que también lo estaba el seno de Sara» (Rom 4,19). Así, esta es la experiencia a la cual estamos llamados a vivir también nosotros. El Dios que se revela a Abraham es el Dios que salva, el Dios que hace salir de la desesperación y de la muerte, el Dios que llama a la vida. En la historia de Abraham todo se convierte en un himno al Dios que libera y regenera, todo se hace profecía. Y lo hace para nosotros, para nosotros que ahora reconocemos y celebramos el cumplimiento de todo esto en el misterio de la Pascua. Dios de hecho, «resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesús» (Rom 4,24), para que también nosotros podamos pasar en Él de la muerte a la vida. Y de verdad entonces Abraham puede bien llamarse «padre de muchos pueblos», en cuanto resplandece como anuncio de una humanidad nueva – nosotros – rescatada por Cristo del pecado y de la muerte e introducida una vez para siempre en el abrazo del amor de Dios. A este punto, Pablo nos ayuda a poner en evidencia el vínculo estrecho entre la fe y la esperanza. Él de hecho afirma que Abraham «creyó, esperando contra toda esperanza» (Rom 4,18). Nuestra esperanza no se apoya en razonamientos, previsiones o cálculos humanos; y se manifiesta ahí donde no hay más esperanza, donde no hay nada más en que esperar, justamente como sucedió con Abraham, ante su muerte inminente y la esterilidad de su mujer Sara. Era el final para ellos, no podían tener hijos y ahí, en esa situación, Abraham cree y tuvo esperanza contra toda esperanza. ¡Y esto es grande! La gran esperanza hunde sus raíces en la fe, y justamente por esto es capaz de ir más allá de toda esperanza. Sí, porque no se funda en nuestra palabra, sino en la Palabra de Dios. También en este sentido, entonces, estamos llamados a seguir el ejemplo de Abraham, quien, a pesar de la evidencia de una realidad que parece destinada a la muerte, confía en Dios, «plenamente convencido de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete» (Rom 4,21). Me gustaría hacerles una pregunta, ¿eh?: ¿Nosotros, todos nosotros, estamos convencidos de esto? ¿Estamos convencidos que Dios nos quiere mucho y que todo aquello que nos ha prometido está dispuesto a llevarlo a cumplimiento? Pero Padre, ¿Cuánto debemos pagar por esto? (El Señor responde): “Hay un precio: abrir el corazón”. Abran sus corazones y esta fuerza de Dios llevará adelante y hará cosas milagrosas y les enseñará que cosa es la esperanza. Este es el único precio: abrir el corazón a la fe y Él hará el resto. ¡Esta es la paradoja y al mismo tiempo el elemento más fuerte, más alto de nuestra esperanza! Una esperanza fundada en una promesa que del punto de vista humano parece incierta e impredecible, pero que no disminuye ni siquiera ante la muerte, cuando a prometer es el Dios de la Resurrección y de la vida. Esto no lo promete uno cualquiera, ¡no! Quien lo promete, es el Dios de la Resurrección y de la vida. Queridos hermanos y hermanas, pidamos hoy al Señor la gracia de permanecer instaurados no tanto en nuestras seguridades, en nuestras capacidades, sino en la esperanza que surge de la promesa de Dios, como verdaderos hijos de Abraham. Cuando Dios promete, lleva a cumplimiento aquello que promete. Jamás falta a su palabra. Y entonces nuestra vida asumirá una luz nueva, en la conciencia de que Quien ha resucitado a su Hijo, resucitará también a nosotros y nos hará de verdad una cosa sola con Él, junto a todos nuestros hermanos en la fe. Todos nosotros creemos. Hoy estamos todos en la plaza, alabemos al Señor, cataremos el Padre Nuestro, luego recibiremos la bendición… pero esto pasa. Pero esto, también, es una promesa de esperanza. Si nosotros hoy tenemos el corazón abierto, les aseguro que todos nosotros nos encontraremos en la plaza del Cielo por siempre, que no pasa nunca. Y esta es la promesa de Dios. Y esta es nuestra esperanza, si nosotros abrimos nuestros corazones. Gracias. (Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Irak: Imperativo y urgente colaborar en la protección de los civiles. Llamamiento del Papa

Dc, 29/03/2017 - 1:01pm
(RV).- “Al expresar profundo dolor por las víctimas del sangriento conflicto, renuevo a todos la llamada a colaborar con todas las fuerzas en la protección de los civiles, como requisito imperativo y urgente”. Durante los saludos a los fieles en la audiencia general del miércoles 29 de marzo, el Papa Francisco elevó su voz con un apremiante llamamiento por los hermanos y hermanos de Irak, quienes se encuentran en situación de conflicto. Tras saludar a la delegación de superintendencias iraquíes participantes en la reunión del Comité permanente para el diálogo entre el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso y las Superintendencias iraquíes, compuesta por representantes de diversos grupos religiosos, acompañados el cardenal Tauran, Presidente de dicho dicasterio, quienes fueran recibidos esta mañana por el Papa en el Aula Pablo VI, el pontífice aludió a la riqueza de la nación iraquí, la cual, dijo “se encuentra precisamente en este mosaico que representa la unidad en la diversidad, la fuerza en la unión, la prosperidad en la armonía”. El pontífice los animó a seguir adelante en ese camino invitándolos a rezar para que Irak “encuentre en la reconciliación y en la armonía entre sus distintos componentes étnicos y religiosos, la paz, la unidad y la prosperidad”. “Mi pensamiento – añadió - va a las poblaciones civiles atrapadas en los barrios occidentales de Mosul y a los desplazados por la guerra, a quienes me siento unido en el sufrimiento, a través de la oración y de la cercanía espiritual. Al expresar profundo dolor por las víctimas del sangriento conflicto, renuevo a todos la llamada a colaborar con todas las fuerzas en la protección de los civiles, como requisito imperativo y urgente”. (Griselda Mutual – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

El Papa en la catequesis: Alimentar la esperanza con la Palabra de Dios

Dc, 29/03/2017 - 12:29pm
(RV).- Los cristianos estamos llamados a seguir el ejemplo de Abrahán, quien, aun ante la evidencia de una realidad contraria a toda esperanza humana, confía en Dios, "plenamente convencido de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete” (Rm 4,21). Con estas palabras del Apóstol Pablo el Papa Francisco nos mostró una vez más la estrecha relación entre esperanza y fe. En la soleada plaza de san Pedro, tras saludar a los fieles y escuchar atentamente el capítulo 4 de la carta de san Pablo a los Romanos, el Santo Padre desarrolló su catequesis sobre la esperanza cristiana a partir del ejemplo de Abrahán, quien creyera en la promesa divina de que iba a ser el padre de muchas naciones, aun cuando no tenía nada que esperar, pues la muerte estaba al acecho y su esposa, Sara, era estéril. Así el Obispo de Roma invitó a los cristianos a vivir la fe siguiendo el ejemplo de Abrahán, cuya esperanza, basada en la fe en el Dios de la Vida, fue más allá de toda expectativa humana sin siquiera retroceder de frente a la muerte. A continuación, el resumen de la catequesis que el Papa pronunció en nuestro idioma: Queridos hermanos: En la catequesis de hoy hemos visto la estrecha relación que hay entre la fe y la esperanza. En la carta a los Romanos, san Pablo nos dice que Abrahán, «apoyado en la esperanza, creyó contra toda esperanza». El patriarca, a pesar de sus muchos años y la esterilidad de su mujer Sara, siguió creyendo en la promesa que Dios le había hecho de darle una gran descendencia. Frente a la evidencia de una realidad contraria a toda esperanza humana, él se fía de Dios con la certeza de que el Señor cumplirá sus promesas. También nosotros estamos llamados a vivir una esperanza como la de Abrahán, que no se apoya en razonamientos, previsiones o cálculos humanos, sino que hunde sus raíces en la fe en la Palabra de Dios. Así nuestra vida se iluminará con la certeza de saber que Aquél que ha resucitado a su Hijo de la muerte nos resucitará taambién a nosotros y nos hará ser una sola cosa con Él, junto a todos nuestros hermanos en la fe. ******************** Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. Pidamos a la Virgen María que en este tiempo de cuaresma nos ayude a intensificar nuestra preparación espiritual para que la celebración del misterio pascual de Cristo renueve nuestra fe y esperanza. Que el Señor los bendiga. Muchas gracias. (Griselda Mutual - Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Homilía del Papa: la fe es ir adelante con la vida que se tiene

Dm, 28/03/2017 - 5:05pm
(RV).- Creer en Jesús es tomar la vida tal como es e ir adelante con alegría, sin quejas, sin dejarse paralizar por el feo pecado de la pereza. Lo dijo el Santo Padre en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. El Papa puso en el centro de su reflexión el Evangelio del día, que se refiere al paralítico curado por Jesús. Un hombre enfermo desde hacía treinta y ocho años, que yacía en el borde de una piscina en Jerusalén, llamada en hebreo Betzaeta, con cinco pórticos, debajo de los cuales había un gran número de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos. Y se decía que, cuando descendía un ángel y se agitaban las aguas, los primeros que se sumergían quedaban curados. A la vez que Jesús, al ver a este hombre, le pregunta: “¿Quieres curarte?”: “Es hermoso. Jesús siempre nos dice esto a nosotros: ¿Quieres curarte? ¿Quieres ser feliz? ¿Quieres mejorar tu vida? ¿Quieres sentirte pleno del Espíritu Santo? ¿Quieres curarte?’, esa palabra de Jesús… Todos los demás que estaban allí, enfermos, ciegos, cojos, paralíticos, habrían dicho: ‘¡Sí, Señor, sí!’. Pero este es un hombre extraño. Le respondió a Jesús: ‘Señor, no tengo a nadie que me sumerja en la piscina cuando el agua se agita. En efecto, mientras estoy a punto de ir, otro desciende antes que yo’. La respuesta es una queja: ‘Pero mira, Señor, cuán fea, cuán injusta ha sido la vida conmigo. Todos los demás pueden ir y curarse, y yo desde hace treinta y ocho años que trato, pero’…”. Este hombre – observó el Pontífice – era como el árbol plantado a lo largo de los cursos de agua, del que habla el primer Salmo, “pero tenía las raíces secas” y “aquellas raíces no llegaban al agua, no podía tomar la salud del agua”: “Esto se comprende por la actitud, las quejas y también tratando siempre de dar la culpa al otro: ‘Pero son los otros los que van antes que yo, yo soy una persona inútil aquí desde hace treinta y ocho años…’. Este es un feo pecado, el pecado de la pereza. Este hombre estaba enfermo no tanto por la parálisis, sino por la pereza, que es peor que tener el corazón tibio, peor aún. Es vivir pero porque vivo y no tener ganas de ir adelante, no tener ganas de hacer algo en la vida, haber perdido la memoria de la alegría. Este hombre ni siquiera de nombre conocía la alegría, la había perdido. Este es el pecado. Es una enfermedad fea: ‘Pero así estoy cómodo, me he acostumbrado… Pero la vida ha sido injusta conmigo…’. Y se ve el resentimiento, la amargura de aquel corazón”. Jesús no le reprocha, pero le dice: “Levántate, toma tu camilla y camina”. El paralítico se cura, pero dado que era sábado, los doctores de la Ley le dicen que no es lícito llevar la camilla y le preguntan quién lo ha curado en ese día: “Va contra el código, no es de Dios aquel hombre”. El paralítico – dijo el Papa – ni siquiera le había dicho gracias a Jesús, ni siquiera le había preguntado su nombre. “Se levantó con aquella pereza” que hace “vivir porque el oxígeno es gratis”, hace “vivir siempre mirando a los demás que son más felices que yo” y se está “en la tristeza”, se olvida la alegría. “La pereza –explicó Francisco – es un pecado que paraliza, nos hace paralíticos. No nos deja caminar. También hoy el Señor nos mira a cada uno de nosotros. Todos tenemos pecados, todos somos pecadores, pero mirando este pecado” nos dice: “Levántate”: “Hoy el Señor nos dice a cada uno de nosotros: ‘Levántate, toma tu vida como sea, bella, fea, como sea, tómala y ve adelante. No tengas miedo, ve adelante con tu camilla’. –‘Pero Señor, no es el último modelo…’. ¡Pero ve adelante! Con aquella camilla fea, quizás, ¡pero ve adelante! Es tu vida, es tu alegría. ‘¿Quieres curarte?’ – es la primera pregunta que hoy nos hace el Señor –.  ‘¡Sí, Señor!’. –‘Levántate’. Y en la antífona, al inicio de la Misa, estaba aquel inicio tan bello: ‘Ustedes que tienen sed, vengan a las aguas – son aguas gratis, no se paga –. Ustedes sacien la sed con alegría’. Y si nosotros le decimos al Señor: ‘Sí, quiero curarme. Sí, Señor, ayúdame que quiero levantarme’, sabremos cómo es la alegría de la salvación”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Celebraciones de Semana Santa presididas por el Papa Francisco

Dm, 28/03/2017 - 4:44pm
(RV).- La Oficina de las Celebraciones litúrgicas del Sumo Pontífice publicó hoy las celebraciones de la Semana Santa 2017 presididas por el Santo Padre Francisco. El 9 de abril, Domingo de Ramos y de la Pasión del Señor, y XXXII Jornada Mundial de la Juventud sobre el tema «Porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas (Lc 1,49), en la Plaza de san Pedro a las diez de la mañana, el Obispo de Roma bendecirá los ramos y olivos, y al final de la procesión, celebrará la Santa Misa de la Pasión del Señor. El 13 de abril, Jueves de la Semana Santa, presidirá la Santa Misa Crismal con la bendición de los óleos en la Basílica Vaticana a las 9.30 de la mañana junto a los cardenales, patriarcas, arzobispos, obispos y presbíteros presentes en Roma. El 14 aprile 2017, Viernes Santo y celebración de la Pasión del Señor, en la Capilla Papal a las 17.00 horas el romano pontífice presidirá la Liturgia de la Palabra, la adoración de la Santa Cruz y el rito de la Comunión, mientras que a las 21.15 horas presidirá el Vía Crucis en el Coliseo de Roma, a cuyo término dirigirá sus palabras a los fieles e impartirá la Bendición Apostólica. El 15 abril tendrá lugar la Vigilia Pascual en la Basílica Vaticana a las 20.30 hs. El Santo Padre bendecirá el fuego en el nuevo atrio de la Basílica vaticana. Después del ingreso procesional en Basílica con el cirio pascual, presidirá la Liturgia de la Palabra, la Liturgia Bautismal y la Liturgia Eucarística, concelebrada con los cardenales, los obispos que lo deseen y algunos presbíteros. El 16 de abril, Domingo de Pascua en la Resurrección del Señor, el Papa presidirá la Santa Misa del día en la Plaza de san Pedro a las diez de la mañana. Al finalizar la celebración, desde el balcón central de la basílica, impartirá la bendición Urbi et Orbi, es decir, a la ciudad y al mundo.  Radio Vaticano en colaboración con el Centro Televisivo Vaticano transmitirán las celebraciones de la Semana Santa con comentario en lengua española.  (Griselda Mutual - Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Papa a la ONU: mundo sin armas nucleares imperativo moral y humanitario

Dm, 28/03/2017 - 2:13pm
(RV).- Alentando a «trabajar con determinación para promover las condiciones necesarias para un mundo sin armas nucleares» , el Papa Francisco envió un Mensaje a la Conferencia de la ONU, para negociar un instrumento legalmente vinculante que prohíba las armas nucleares y que conduzca a su total eliminación, que comenzó el 27 de marzo en Nueva York. El Mensaje pontificio fue leído por el Subsecretario para las Relaciones con los Estados, Jefe de la Delegación de la Santa Sede, Mons. Antoine Camilleri. Reiterando lo que dijo ante la Asamblea General de la ONU, el Papa recuerda que el 25 de septiembre de 2015, subrayó que «el Preámbulo y el primer artículo de la Carta de las Naciones Unidas indican los cimientos de la construcción jurídica internacional: la paz, la solución pacífica de las controversias y el desarrollo de relaciones de amistad entre las naciones». Y que «una ética y un derecho basados sobre la amenaza de la destrucción recíproca – y potencialmente de toda la humanidad – contradicen el espíritu mismo de las Naciones Unidas ». Por lo que, una vez más, el Papa Francisco señala que «debemos comprometernos por un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación, en la letra y en el espíritu». Considerando las principales amenazas contra la paz y la seguridad con sus múltiples dimensiones, en este mundo multipolar del siglo XXI, como por ejemplo el terrorismo, los conflictos asimétricos, la seguridad informática, los problemas ambientales, la pobreza, el Papa señala que «emergen no pocas dudas sobre la insuficiencia de la disuasión nuclear para responder eficazmente a dichos desafíos». Preocupación que el Papa Francisco destaca considerando «las catastróficas consecuencias humanitarias y ambientales que se producen con el empleo de cualquier tipo de arma nuclear, con devastadores efectos indiscriminados e incontrolables en el tiempo y en el espacio». En este contexto, el Mensaje del Papa hace hincapié también con preocupación en el «despilfarro de recursos» para las armas nucleares y objetivos militares: recursos «que, sin embargo, se podrían utilizar para prioridades más significativas, como la promoción de la paz y del desarrollo humano integral, así como la lucha contra la pobreza y la actuación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible». La comunidad internacional está llamada a adoptar estrategias de largo alcance para promover la paz para toda la humanidad La paz y la estabilidad internacional no se pueden fundar sobre un «falso sentido de seguridad, sobre la amenaza de un destrucción recíproca», vuelve a reiterar el Papa, para luego recordar que «la paz se debe construir sobre la justicia, el desarrollo humano integral, el respeto de los derechos humanos fundamentales, la custodia de la creación, la participación de todos en la vida pública, la confianza entre los pueblos, la promoción de instituciones pacíficas, el acceso a la educación y a la salud, el diálogo y la solidaridad». «El objetivo final de la eliminación total de las armas nucleares se vuelve un desafío y también un imperativo moral y humanitario», escribe el Papa Francisco, que alienta a la humanidad a aunar esfuerzos en un diálogo inclusivo : «Los estados que poseen armas, los países que no las poseen, los sectores militares y privados, comunidades religiosas, sociedad civil, Organizaciones internacionales. En este esfuerzo debemos evitar aquellas formas de recriminación recíproca y de polarización que impiden el diálogo, en lugar de alentarlo». El Mensaje del Papa termina deseando que los trabajos de la Conferencia de la ONU, para negociar un instrumento legalmente vinculante que prohíba las armas nucleares y que conduzca a su total eliminación, «puedan ser proficuos y puedan dar una contribución eficaz para avanzar en aquella ética de la paz y de la seguridad cooperativa multilateral, que tanto necesita hoy la humanidad ». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Beatos mártires de Almería testigos de Cristo y de su paz, impulsen el compromiso de la Iglesia. Aliento del Papa

Dg, 26/03/2017 - 2:47pm
(RV).- Los mártires de Almería son testigos heroicos de Cristo y su Evangelio de paz, destacó el Papa Francisco , recordando a los nuevos beatos españoles, después del rezo del Ángelus: «Ayer en Almería, España, han sido proclamados beatos José Álvarez-Benavides y de la Torre y 114 compañeros mártires . Estos sacerdotes, religiosos y laicos han sido testigos heroicos de Cristo y de su Evangelio de paz y reconciliación fraterna. Que su ejemplo e intercesión sostengan el compromiso de la Iglesia en la edificación de la civilización del amor». Como es tradicional, el Obispo de Roma saludó a los fieles romanos y peregrinos de Italia y de otros países, que acudieron a la cita mariana dominical. Citando, en particular a los de Córdoba, España; y a los adolescentes del decanato ‘Romana-Vittoria’, de Milán. Y hablando de Milán, el Obispo de Roma expresó su agradecimiento por la calurosa acogida que recibió en su visita pastoral, destacando que se sintió en casa : «A propósito de Milán, quisiera agradecer al Cardenal Arzobispo y a todo el pueblo milanés por la calurosa acogida de ayer. Verdaderamente, me sentí en casa… y ello con todos, creyentes y no creyentes. Les agradezco mucho queridos milaneses y les diré una cosa: he comprobado que es verdad lo que se dice «en Milán se recibe con el corazón en la mano». ¡Gracias! (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Ángelus del Papa ¿Qué cosa significa caminar en la luz?

Dg, 26/03/2017 - 2:29pm
(RV).-  Ante miles de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, comentando el Evangelio del IV Domingo de Cuaresma, el Papa Francisco se refirió al encuentro entre Jesús y un hombre ciego de nacimiento, que “representa a cada uno de nosotros, que hemos sido creados para conocer a Dios, pero que por causa del pecado somos como ciegos, tenemos necesidad de una luz nueva, aquella de la fe, que Jesús nos ha donado”. El Obispo de Roma precisó que el hecho que aquel ciego no tenga un nombre nos ayuda a reflejarnos con nuestro rostro y nuestro nombre en su historia.  “También nosotros hemos sido ‘iluminados’ por Cristo en el Bautismo, y  por lo tanto estamos llamados a comportarnos como hijos de la luz”, constató el Papa, para luego precisar que esto exige un cambio radical de mentalidad, una capacidad de juzgar hombres y cosas según una nueva escala de valores, que viene de Dios. Con el sacramento del Bautismo somos hijos de la luz llamados a caminar en la luz, pero ¿qué cosa significa caminar en la luz? se preguntó el Pontífice. “Significa ante todo abandonar las luces falsas: la luz fría y fatua del prejuicio contra los otros, porque el prejuicio distorsiona la realidad y nos carga de animadversión contra aquellos que juzgamos sin misericordia y condenamos sin apelación”. Asimismo el Santo Padre advirtió sobre otra luz falsa, “seductora y ambigua”: aquella del interés personal. “si evaluamos a hombres y cosas en base al criterio de nuestra conveniencia, de nuestra satisfacción, de nuestro prestigio, no actuamos con la verdad en las relaciones y en las situaciones”, señaló, antes de pedir para que María, “que fue la primera en acoger a Jesús, luz del mundo, nos obtenga la gracia de acoger de nuevo en esta Cuaresma la luz de la fe, redescubriendo el don inestimable del Bautismo”.   (RC-RV) Palabras del Papa Francisco antes del rezo del Ángelus ¡Queridos hermanos y hermanas, buenos días! En el centro del Evangelio de este cuarto domingo de Cuaresma se encuentran Jesús y un hombre ciego de nacimiento (cfr Jn 9,1-41).  Cristo le restituye la vista y obra este milagro con un tipo de rito simbólico: primero mezcló la tierra con la saliva y la untó en los ojos al ciego; luego le ordena ir a lavarse a la piscina de Siloé. Aquel hombre va, se lava, y readquiere la vista. Era un ciego de nacimiento.  Con este milagro Jesús se manifiesta y se manifiesta a nosotros como luz del mundo ; y el ciego de nacimiento representa a cada uno de nosotros, que hemos sido creados para conocer a Dios, pero que por causa del pecado somos como ciegos, tenemos necesidad de una luz nueva; todos tenemos necesidad de una luz nueva: aquella de la fe , que Jesús nos ha donado. De hecho aquel ciego del Evangelio adquiriendo la vista se abre al misterio de Cristo. Jesús le pregunta «¿Crees tú en el Hijo del hombre?». «Y quien es, Señor, para que crea en él?», respondió el ciego sanado (v. 36). «Lo estás viendo: el que te está hablando» (v. 37). «¡Creo, Señor!» y se prostró ante él. Este episodio nos induce a reflexionar sobre nuestra fe, nuestra fe en Cristo, el Hijo de Dios, y al mismo tiempo se refiere también al Bautismo , que es el primer Sacramento de la fe: el Sacramento que nos hace “venir hacia la luz”, mediante el renacer del agua y del Espíritu Santo; así como sucede al ciego de nacimiento, al cual se abrieron los ojos después de haberse lavado en el agua de la piscina de Siloé. El ciego de nacimiento sanado nos representa cuando no nos damos cuenta que Jesús es la luz, es «la luz del mundo», cuando miramos hacia otra parte, cuando preferimos fiarnos de pequeñas luces, cuando tambaleamos en la oscuridad. El hecho de que aquel ciego no tenga un nombre nos ayuda a reflejarnos con nuestro rostro y nuestro nombre en su historia. También nosotros hemos sido “ iluminados ” por Cristo en el Bautismo, y por lo tanto estamos llamados a comportarnos como hijos de la luz. Y comportarnos como hijos de la luz exige un cambio radical de mentalidad, una capacidad de juzgar hombres y cosas según otra escala de valores, que viene de Dios. El sacramento del Bautismo, de hecho, exige una elección de vivir como hijos de la luz y caminar en la luz.  Si ahora les preguntase: “¿Creen que Jesús es el Hijo de Dios? ¿Creen que les puede cambiar el corazón? ¿Creen que puede hacer ver la realidad como la ve Él, y no como la vemos nosotros? ¿Creen que Él es luz, que nos da la verdadera luz?” ¿Qué cosa responderían? Cada uno responda en su corazón. ¿Qué cosa significa tener la verdadera luz? ¿Qué cosa significa caminar en la luz ? Significa ante todo abandonar las luces falsas: la luz fría y fatua del prejuicio contra los otros, porque el prejuicio distorsiona la realidad y nos carga de animadversión contra aquellos que juzgamos sin misericordia y condenamos sin apelación. Eh… esto es pan de todos los días ¿eh? Cuando se habla mal de los otros, se camina no en la luz: se camina en las sombras.  Otra luz falsa, porque es seductora y ambigua, es aquella del interés personal: si evaluamos a hombres y cosas en base al criterio de nuestra conveniencia, de nuestra satisfacción, de nuestro prestigio, no actuamos con la verdad en las relaciones y en las situaciones. Si andamos por este camino del buscar sólo el interés personal, caminamos en las sombras. Que la Virgen Santa, que fue la primera en acoger a Jesús, luz del mundo, nos obtenga la gracia de acoger de nuevo en esta Cuaresma la luz de la fe, redescubriendo el don inestimable del Bautismo, que todos hemos recibido. Y que esta nueva iluminación se transforme, nos transforme en las actitudes y en las acciones, para ser también nosotros, a partir de nuestra pobreza, de nuestras pequeñeces, portadores de un rayo de la luz de Cristo.   (Traducción del italiano: Raúl Cabrera, Radio Vaticano)       (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

«Nada es imposible para Dios», aliento del Papa a los jóvenes en su visita a Milán

Ds, 25/03/2017 - 7:45pm
(RV).- La tarde del sábado 25 de marzo, tras una intensa jornada de actividades, incluida la celebración de la Santa Misa en el parque milanés Monza, el Papa Francisco culminó su visita en Milán con un emotivo encuentro multitudinario con los  jóvenes  que recibirán este año el sacramento de la confirmación y que tuvo lugar en el Estadio de San Siro. La cita, a la que asistieron aproximadamente 70.000 chicos y chicas procedentes de varias diócesis italianas acompañados por padres, maestros y catequistas, estuvo marcada por un ambiente de alegría y complicidad entre los jóvenes y el Pontífice, que escucharon con gran atención las palabras que les dirigió el Santo Padre centradas especialmente en la importancia de vivir la vida cristiana con "docilidad al Espíritu Santo". A lo largo de este encuentro, animado con música, cánticos y varias actuaciones artísticas, hubo espacio también para la lectura y profundización del Evangelio del día. Posteriormente, tres representantes de los grupos de participantes, un joven, un padre y un catequista plantearon tres preguntas al Papa Francisco, quien respondió, como es habitual en él, espontáneamente y con el corazón. Francisco concluyó el evento con un conmovedor llamamiento a luchar contra el bullying, y a denunciar los casos de los que se tenga conocimiento. "Es un fenómeno muy feo que daña a nuestra sociedad y me preocupa mucho", dijo el Papa, invitando a los jóvenes que se confirmarán dentro de poco, a preguntarse a sí mismos si se burlan, se ríen o maltratan a algún amigo, compañero o vecino y pidiéndoles que le prometan a él y también a Jesús que no harán bullying jamás y que asimismo evitarán que otros lo hagan.  A continuación las preguntas y las respuestas del encuentro -Pregunta de David, un joven:  ¿Cuando tenías nuestra edad, qué cosas te ayudaban a hacer crecer la amistad con Jesús? Buenas tardes. David ha hecho una pregunta muy simple que para mí es fácil de responder porque solamente debo hacer un poco de memoria. Memoria de los tiempos en los cuales yo tenía la edad de ustedes, y la respuesta tiene tres elementos con un vínculo en común. Los primeros que me han ayudado han sido los abuelos. Ustedes se preguntarán...pero cómo Padre... ¿los abuelos pueden hacer crecer la amistad con Jesús qué piensan ustedes? ¿Pero ... cómo? Ustedes dirán...Los abuelos son de otra época, los abuelos no saben usar el ordenador, no tienen celulares. ¿Pregunto una vez más, los abuelos pueden ayudarnos a hacer crecer la amistad con Jesús? Si, claro que sí. Esta ha sido mi experiencia, los abuelos me han hablado normalmente de las cosas de la vida. Un abuelo mío era carpintero, el mismo oficio de Jesús, así cuando miraba a mi abuelo pensaba en Jesús. El otro abuelo me decía: "nunca vayas a la cama sin decirle una palabra a Jesús", mi abuela me ha enseñado a rezar, también mi madre y mi otra abuela igual.  Lo importante es que los abuelos tienen sabiduría de la vida. Ellos con esa sabiduría nos enseñan cómo estar más cerca de Jesús. A mí me lo enseñaron. Un consejo: hablen con los abuelos, háganles todas las preguntas que quieran, hablen… es importante en estos tiempos hablar con los abuelos. Después me ha ayudado mucho jugar con los amigos porque jugar bien y sentir la alegría del juego con los amigos sin insultarse, hace sentirnos más cerca de Jesús, nos hace pensar que así jugaba Jesús, pero les pregunto ¿Jesús jugaba? Él era Dios, ¿puede jugar Dios?... Sí, la respuesta es sí. Jesús jugaba, jugaba con los demás. A nosotros nos hace bien jugar con los demás con los amigos, porque cuando el juego es limpio, se aprende a respetar a los otros, a hacer el trabajo en equipo, todos juntos y esto nos une a Jesús. Así que jugar con los amigos. Uno de ustedes ha preguntado, ¿pelear con los amigos ayuda a conocer a Jesús? No. Por eso, si uno discute (porque es normal pelear), pide perdón y se termina la historia, ¿está claro? A mí me ha ayudado mucho jugar con los amigos. Y una tercera cosa que me ha ayudado a crecer en la amista es la parroquia, el oratorio, reunirme con los otros. Esto es muy importante. A ustedes les gusta ir a la parroquia. Estas tres cosas, les harán crecer en la amistad con Jesús, es un consejo que les doy. Porque con estas tres cosas rezarán más. Y la oración es ese vínculo que une las tres cosas.  -Los abuelos, mis amigos y la Parroquia. -Pregunta de un padre:  ¿Cómo transmitir a nuestros hijos la belleza de la fe? A veces parece verdaderamente difícil poder hablar de este tema sin ser aburridos y mundanos y peor aún, autoritarios? -Creo que esta es una de las cuestiones clave que toca nuestras vidas como padres, como pastores, como educadores: la transmisión de la fe. Y me gustaría encomendarla a ustedes. Los invito a recordar cuáles han sido las personas que han dejado una huella en su fe y qué cosa de ellas les impresionó más. Los invito, a ustedes padres, a volver a ser niños por unos minutos y a recordar las personas que los ayudaron a creer. ¿Quién me ha ayudado a creer?  El padre, la madre, los abuelos, una catequista, una tía, el párroco, un vecina quizás… todos llevamos con nosotros en la memoria, pero especialmente en el corazón, a alguien que nos ha ayudado a creer. Ahora los invito a hacer un minuto de silencio y a preguntarse...  ¿Quién me ha ayudado a creer? Y yo respondo también y para responder con sinceridad debo regresar en el recuerdo a Lombardía, a mí me ha ayudado a crecer en la fe un sacerdote muy bueno que me ha bautizado y luego me ha acompañado hasta la entrada al noviciado. Y esto lo debo a ustedes los lombardos. Y no me olvido más de aquel sacerdote, nunca, nunca, era un apóstol del confesionario. Misericordioso, bueno, trabajador y así me ha ayudado a crecer en la fe. Se preguntarán el porqué de este pequeño ejercicio. Nuestros hijos nos miran constantemente, aunque no nos demos cuenta, ellos nos observan todo el tiempo e intentan imitarnos. Conocen nuestras alegrías, nuestras tristezas y preocupaciones. Cuánto sufren los niños cuando los padres pelean, cuando se separan. Cuando se trae un hijo al mundo, ustedes deben tener conciencia de esto. Ustedes deben tomar la responsabilidad de hacer crecer en la fe a este hijo. Les ayudara tanto leer la exhortación Amoris Laetitia, sobre todo los primeros capítulos sobre el amor en el matrimonio, el capítulo cuatro. No se olviden ... cuando ustedes pelean los niños sufren y no crecen en la fe.Consiguen captar todo y como son muy intuitivos, sacan sus propias conclusiones y enseñanzas. Saben cuando les hacemos trampas o cuando no. Lo saben, son muy listos. Por eso, una de las primeras cosas que les digo a ustedes es, cuídenlos, cuiden el corazón de sus hijos, cuiden sus alegrías y esperanzas. Los "ojitos" de sus hijos, poco a poco memorizan y leen con el corazón cómo la fe es una de las mejores herencias que han recibido de sus padres, de sus ancestros. Mostrarles como la fe te ayuda a salir adelante, no con una actitud pesimista sino con confianza. Hay un dicho que dice : "Las palabras se las lleva el viento", pero lo que se siembra en la memoria, en el corazón, permanece para siempre”. En segundo lugar, en varios países, muchas familias tienen la costumbre de ir a misa juntos, después van a un parque y llevan a sus hijos a jugar juntos. Esto es bello porque ayuda a cumplir con el mandamiento “ santificar las fiestas”. No sólo ir a Misa a rezar, o a dormirse... (sucede eh)... risas...No sólo ir a misa sino estar un poco juntos recuperando una bella tradición que en Buenos Aires llamamos “dominguear”, es decir, “vivir el domingo”. Creo que esto es un elemento bello para redescubrir y valorar. Estos tiempos son muy difíciles, porque tantos padres para dar de comer a sus hijos deben trabajar también los domingos. Yo siempre les pregunto a los padres cuando me dicen que pierden la paciencia con los hijos, les digo... ¿tú juegas con tus hijos? y no saben qué responder. Los padres en estos tiempos no pueden o han perdido el hábito de jugar con sus hijos. Quédense con esto: jugar con los hijos,  "perder el tiempo" en jugar con ellos y transmitirles la fe de nuestros antepasados, es la gratuidad de Dios. Y en tercer lugar, es fundamental la educación familiar en la solidaridad. Me gusta acentuar la importancia de la alegría, la gratuidad y el buscar a otras familias para vivir y compartir la fe como un espacio de gozo familiar. "No hay fiesta sin solidaridad, ni solidaridad sin fiesta", porque cuando uno es solidario es alegre también y si es alegre es solidario. Educar a los hijos en la solidaridad que cuesta, no la que sobra. Y esto nuestros hijos lo aprenden en casa. -Pregunta de un catequista:  Nuestro Arzobispo nos ha animado desde hace tiempo a constituir una “comunidad educadora”, en la que el compartir fraterno entre catequistas, maestros, padres y entrenadores sostenga el deber educativo común. ¿Qué consejos nos puede dar para abrirnos a la escucha y al diálogo con todos los educadores que tienen que ver con nuestros jóvenes? -Primero, una educación basada en el pensar, hacer y sentir ( cabeza, manos, corazón). El conocimiento es multiforme y nunca uniforme. Muchas veces los maestros piensan que su materia es la más importante de todas. Muchos piensan que su área de enseñamiento es única. Somos un poco celosos de nuestras cosas, y no nos damos cuenta de que todos estamos formando al mismo niño o joven. Por eso es fundamental ponernos de acuerdo para mostrar que todos los saberes son importantes y que cuanto más se desarrollan, más rica es la educación. En cuanto al punto precedente, entre nuestros estudiantes hay algunos que destacan más en el deporte, otros en las ciencias, las matemáticas, etc. Un buen maestro, educador o entrenador sabe estimular las buenas cualidades de sus alumnos, sin descuidar a los demás, buscando siempre la complementariedad. Ninguno puede ser bueno en todo y esto debemos enseñárselo a nuestros alumnos. Otro punto que considero importante es la educación por proyectos. Poder enseñar a trabajar de manera poliédrica y no lineal. Que puedan estudiar el mismo fenómeno de diversas perspectivas y hacer propuestas. Sí, hacer propuestas de mejora, que ellos se sientan partícipes de su propia educación. A veces veo programas educativos que quieren convertir a los alumnos en super hombres y super mujeres. De esta manera se les somete desde pequeños a presiones muy fuertes. Está bien estimularlos pero atención: los niños también tienen necesidad de jugar, de divertirse, de dormir. Esto forma parte del crecimiento. Los descansos, el reposo, el juego, así como la frustración, son partes importantes del crecimiento. Recuperar el asombro de equilibrar el determinismo. La tecnología nos ofrece muchas cosas y permite a nuestros jóvenes conocer tanto y de manera instantánea. Han llegado a tener un acceso a la información que jamás habríamos imaginado. Muchas veces hablando con algunos de ellos me sorprendo de las cosas que saben, o las buscan sin problema y te dicen: “ahora lo busco”. Esto les ofrece muchos instrumentos y posibilidades. Pero hay una cosa que la tecnología no puede dar: la compasión. Y esto se aprende sólo entre humanos, con los demás. Por último, quisiera mencionar un fenómeno muy feo en esta época que me preocupa mucho: el bullying. Estén atentos. Y ahora les pregunto a ustedes jóvenes que se van a confirmar.  Les  pregunto: ¿en su barrio hay algún joven del cual se ríen o se burlan? ya sea por su aspecto físico o que incluso le peguen. Esto se llama bullying. Por favor, les pido que para recibir el sacramento de la santa confirmación hagan la promesa de que jamás harán esto y de que jamás permitirán que esto le pase a otros. ¿Me lo prometen?. ¡Sí!, contestan los jóvenes a gritos. El Papa continúa: Nunca por favor, se rían o se burlen de un compañero, un vecino, un amigo...¿me lo prometen? Ahora en silencio piensen que cosa fea es esto y piensen si son capaces de prometérselo a Jesús. ¿Prometen a Jesús que jamás harán este bullying? ¡Sí!, contestan los jóvenes a gritos.g Gracias, que el Señor los bendiga y no se olviden de rezar por mí. (Sofia Lobos de Radio Vaticana) (from Vatican Radio)...
Categories: Notícies d'Esglèsia

Pàgines