El Facebook del Bisbat de LleidaEl Twitter del Bisbat de LleidaEl Google Plus del Bisbat de LleidaEl RSS del Bisbat de Lleida

“El sufrimiento de los excluidos tiene raíces en una sociedad que no cuida a los més débiles y les niega las segundas oportunidades”

El Paraninfo de la Academia Mariana acogió este domingo la edición 151 del Certamen Mariano que este año se ha celebrado en honor de la Virgen de la Merced con motivo del 800 aniversario de la creación de la Orden de la Merced. 

La mantenedora del Certamen Mariano 2018, Natalia Méndez Andrés, ha puesto en el centro de su intervención "a los vencidos, a los pobres, a los perdidos". "Gente que aparentemente lo tiene todo perdido, sin esperanza, sin libertad, sin posibilidad", dijo. Méndez ha recordado que las constituciones de la Orden de la Merced "nos dicen que las nuevas formas de cautiverio se dan allí donde hay una situación social de opresión  degradante de la persona". 

Méndez, ex directora de la Fundación Raíces-Sant Ignasi y actualmente, coordinadora del SAER (Servicio de Atención Espiritual y Religiosa) del Hospital de San Juan de Dios de Lleida, ha recordado sus 14 años dedicados "al mundo de excluidos, de pobres o rechazados ".

La mantenedora ha definido este colectivo como "personas supervivientes, con historias personales rotas que tenían alma de superhéroes". Méndez ha recalcado que el sus penalidades "tienen raíces en una sociedad que no sólo no cuida  a los más débiles, sino que los culpa y les niega las segundas oportunidades". Explicó que "a medida que iba conociendo estas personas crecía mi acogida incondicional hacia ellos y la conciencia de formar parte de unas estructuras injustas que dejan demasiada gente en los márgenes". En este sentido recalcó que "las situaciones de cautiverio existen cuando hay situaciones sociales que nacen de principios opuestos al Evangelio". Sin embargo, recalcó que "nosotros con el lenguaje, con nuestro hacer, con la sociedad donde nos sentimos cómodos, estamos encarcelando a otros".  

Natalia Méndez destacó las ideas de Víctor Frankl cuando dice que "no somos libres de elegir las circunstancias que vivimos, pero sí de elegir la actitud que elegimos para vivirlas". En este sentido, añadió que "no podemos aceptar tranquilamente vivir en una sociedad que normaliza oprimir, que normaliza excluir y que priva de la libertad a sus miembros más débiles". La mantenedora explicó que "nosotros privamos de libertad cuando no nos posicionamos en contra de la injusticia y en favor de la fraternidad ". Méndez añadió que "estamos llamados a una libertad profunda". Y de la "libertad profunda de María nació un sí y de este sí, nació Jesús".

A continuación del discurso de la mantenedora, ha tenído lugar la entrega de premios de los Juegos Florales dedicados a honrar la Virgen de la Merced. En la sección de trabajos de investigación, el premio ha sido para Josep Salvia Vidal, de Bellvís, con la obra 'El orden de la Merced o la salvación de los cautivos'. En esta categoría, cabe destacar la Mención de Honor otorgada a Fray Joaquín Millán por la obra 'Pedro Nolasco me Cuenta la historia de su olivo'.

En el apartado de trabajos poéticos, la Flor Natural ha Sido para Ramón Molina Navarrete, de Úbeda (Jaén) por la obra 'Madre de Cristo, madre de Dios'. En esta categoría han Sido galardonados con Mención de Honor Francisco Jiménez Carretero, de Albacete, y Josep Roca Mas, de Villafranca del Penedès. También han Sido Premiados, en el Apartado de poesía, MariaTerrades, de Girona y Ramon Gené, de Cervera. En la sección de trabajos audiovisuales el premio ha sido para Francisco Javier Salinas Sánchez, de Lleida, por la obra 'Madre del buen consejo, ruega por nosotros'.

En cuanto a la categoría escolar, de la sección trabajo, reflexión y profundización sobre el tema 'Cuando la juventud se convierte subyugada y sometida: la necesidad del perdón para llegar a la libertad', el primer premio ha Sido para Nina Cudós, del colegio Mater Salvatoris y el segundo para Eva Szlifierz Criado, también del colegio Mater Salvatoris

También en la categoría escolar, en el apartado trabajo que versan sobre "¿Qué pasó cuando nos perdonamos?" el primer premio fue para María Teresa Fraile Alonso, del colegio Episcopal, el segundo premio para Elder Sopena del colegio Mater Salvatoris y el tercero para Emma Tost García, del colegio Virgen de Montserrat de Les Borges Blanques.

Por otra parte, el premio de la sección trabajos que hablan de 'Y a mí, ¿quien me ayuda?' el primer premio fue para Ot Serrés Hernández, del colegio Episcopal, el segundo para Carla Aloy, del colegio Episcopal y el tercero para Anna Franquesa del colegio Claver.